El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) emite un manifiesto con motivo del #16J: Día Nacional de la Atención Temprana.

Hoy, 16 de junio de 2022 (#16J), se conmemora el Día Nacional de la Atención Temprana. Con motivo de esta celebración, el CEDDD emite un manifiesto en el que vuelve a visibilizar la difícil situación a la que se enfrenta este sector en España.

#16J: un modelo que contradice la Agenda 2030

En primer lugar, la entidad recuerda cuál es la definición de Atención Temprana: «es el conjunto de actuaciones dirigidas a la población infantil de cero a seis años, a la familia y al entorno, que tiene por objeto dar respuesta, de forma lo más inmediata posible, a las necesidades que presentan los niños y niñas con alteraciones en el desarrollo o con riesgo de padecerlas, y/o a sus familias».

Además, incide en la finalidad de la misma: «el objetivo es que los niños que presentan problemas en su desarrollo, o presentan o tienen riesgo de tenerlos, puedan alcanzar el mayor grado de autonomía y bienestar posible».

Un niño se pone un sombrero.
Un niño se pone un sombrero. / © CEDDD

Por todo ello, el CEDDD aprovecha este Día D para recordar que «la situación actual de este servicio contradice las aspiraciones de la Agenda 2030, especialmente en los objetivos ‘3’, Salud y Bienestar, y ’10’, Reducción de las Desigualdades; y pone en jaque el desarrollo y, por tanto, el futuro de miles de recién nacidos en España».

«al menos el 10 por ciento de la población entre cero y seis años necesita acudir a Atención Temprana. Sin embargo, solo el cuatro por ciento es atendido»

Expertos y profesionales en este ámbito

Además, pone el foco en otros problemas (las listas de espera; las desigualdades por cuestión de territorio; o la ausencia de una Ley Nacional que regule la Atención Temprana, entre otros) que provocan que «este servicio sea el gran olvidado de las políticas sociales de nuestro país».

Estrategia nacional

Según el CEDDD, la falta de una regulación a nivel nacional provoca las siguientes circunstancias: «descoordinación entre los servicios sociales, sanitarios y educativos para garantizar al menor el tratamiento más adecuado; largas listas de espera; falta de homogeneización en los criterios de intervención; y desigualdades por cuestión de territorio».

Por todo ello, la entidad concluye: «es urgente la puesta en marcha de una estrategia para la implementación de un plan nacional de Atención Temprana que garantice la atención desde la Sanidad Pública a todos los menores que lo necesiten con el objetivo de garantizarles un futuro. Y, al mismo tiempo, prevenir en futuribles gastos por situaciones de dependencia o discapacidad que podrían haber sido evitadas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí