Jose Manuel Dolader para Prensa Social.

La Fundación Española para la Prevención del Suicidio acaba de publicar los datos oficiales del INE para que podamos conocer la incidencia de este grave problema de salud pública.

3.941 familias han perdido a un ser querido en España por suicidio durante el año 2020, según el INE, convirtiéndose el pasado año en el peor referente para la prevención del suicidio en España desde que se contabilizan oficialmente, habiendo superado a la fatídica cifra de 3910 suicidios en el año 2014.

Pocas comunidades autónomas tienen planes de prevención contra el suicidio y varias de los que los tienen incumplen con esos planes, bien por falta de inversiones o bien por falta de intereses políticos. Han subido los suicidios en 270 personas respecto al año 2019 y según indican todos los datos facilitados por las incidencias en servicios de urgencias de los principales hospitales del país y las llamadas de auxilio que recibe el TELÉFONO CONTRA EL SUCIDIO, vamos a volver a superar este triste récord en este 2021.

Solamente en cinco comunidades autónomas han bajado los datos de los suicidios: (Aragón, Asturias, Baleares, Murcia y Navarra ), subiendo las cifras en el resto. Destacan los incrementos en el País Vasco con un 30,7 por ciento, Cantabria un 27,8 por ciento y Andalucía con un 23,9 por ciento, si bien resulta llamativa la Comunidad de Madrid que, si bien «sólo» ha aumentado un 6,6 por ciento, es la única comunidad en España que lleva desde el año 2016 incrementando los suicidios año tras año.

Los profesionales de la sanidad, las entidades de prevención contra el suicidio y el duelo y personas que han sufrido uno en su familia, salieron por primera vez a la calle el pasado 11 de septiembre en una gran manifestación organizada por el TELÉFONO CONTRA EL SUICIDIO, la Asociación la Barandilla y la Plataforma STOP SUICIDIOS, consiguiendo que los principales medios de comunicación se pusieran de acuerdo en apoyar la petición unánime de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio.

Esta manifestación ha sido el principal motivo que llevó al presidente de gobierno Pedro Sánchez a señalar, el pasado 9 de octubre, que iba a invertir más dinero en salud mental y poner en funcionamiento un teléfono de tres cifras de ayuda a las personas con ideación suicida.

En la puerta del Congreso de los Diputados vemos durante la manifestación a Junibel Lancho, responsable del TELÉFONO CONTRA EL SUICIDIO, a Roman Reyes, promotor de la Plataforma STOP SUICIDIOS y a Javi Martín, embajador de la Asociación la Barandilla. 

Tras varios amagos de las ministras Carmen Montón y María Luisa Carcedo, la actual ministra doña Carolina Darías ha recibido el mandato del presidente del Gobierno para que invierta con presupuestos en prevención del suicidio, si bien se sigue sin atender la petición de un Plan Nacional del Suicidio, al igual que tienen 38 países en el mundo que han decidido rebajar las cifras de suicidios, un grave problema de salud pública que preocupa a la mayoría de los países y a la propia Organización Mundial de la Salud.

La OMS viene trabajando desde el año 2014 con el informe «Prevención del suicidio: un imperativo global», que busca concienciar respecto a la gravedad del suicidio y de los intentos del mismo para la salud pública, así como otorgar a la prevención del suicidio una mayor prioridad en la agenda mundial.

España todavía no está lo suficientemente concienciada y seguiremos realizando infructuosas negociaciones entre las autonomías y el gobierno, mientras que miles de familias seguirán perdiendo a un ser querido sin haber recibido la ayuda y la atención que necesitan.

Adjuntamos estos documentos para conocer más detalladamente los datos del suicidio en nuestro país: fsme.es/observatorio-del-suicidio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí