A partir de hoy, 1 de enero de 2022, un programa informático podrá emitir actas de infracciones laborales automáticas sin la intervención de un inspector.

Las infracciones laborales de los empleados pasarán a estar controlados por un programa informático que emitirá las sanciones de manera automática sin necesidad de la intervención de un inspector de trabajo como hasta ahora. Esta nueva normativa, que entra en vigor a partir del 1 de enero de 2022, está incluida dentro del nuevo ‘Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS)‘ realizado para los años 2021, 2022 y 2023.

Un programa informático podrá emitir actas de infracciones laborales automáticas sin la intervención de un inspector.
Un programa informático podrá emitir actas de infracciones laborales automáticas sin la intervención de un inspector. / © Pixabay

Esta medida, que suscita cierta preocupación entre los empresarios, «pretende detectar, de forma masiva, y controlar las irregularidades más recurrentes en materia laboral», según explica el documento publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esta digitalización de los procesos de inspección, se une el incremento del 20 por ciento en las cuantías de las sanciones laborales, que ya entró en vigor el pasado 1 de octubre

De hecho, la cifra de infracciones laborales detectadas por el organismo correspondiente en 2020, según se refleja en la memoria del Consejo Económico y Social (CES), fue de 73.415, lo que supuso un descenso de un 15,18 por ciento con respecto al año anterior.

Infracciones laborales: digitalizadas

Ignacio Sampere, consejero jurídico del área Laboral de BDO, explica: «esta medida hará que la actuación inspectora de la ITSS sea más eficaz y certera en el manejo de miles de datos que los inspectores y subinspectores de trabajo no pueden abordar con la rapidez de los programas informáticos actuales. Lo que, en definitiva, significa un importante incremento de las probabilidades de que las empresas sean inspeccionadas y sancionadas».

«las actas sancionadoras se levantarán basándose en los resultados que arroje el big data y la inteligencia artificial, sin la supervisión de un funcionario»

Ignacio Moratilla, socio de Laboral en Lexpal Abogados

Por su parte, Moratilla señala: «el gran cambio es que las empresas recibirán un acta de sanción en frío, sin haber mediado esa actividad indagatoria que supone la primera fase de interactuación con los profesionales de la Inspección de Trabajo».

«Esta medida supone un importante incremento de las probabilidades de que las empresas sean inspeccionadas y sancionadas»

Ignacio Sampere, consejero jurídico del área Laboral de BDO

Además, Sampere aconseja a las empresas que «refuercen su sistema de vigilancia para cumplir estrictamente y en plazo todas las obligaciones legales que dejan una traza informática en las bases de datos de los Ministerios de Trabajo y el de Seguridad Social para evitar que el sistema informático detecte el error antes que la propia empresa investigada».

«Una situación similar a esta ya se vivió con la liquidación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y se tuvo que recular ante la imposibilidad material de infinidad de sujetos incapaces de circular por entornos digitales, concluye Moratilla.

Sanciones automáticas

«La actuación informatizada de la ITSS, al igual que sucede en los casos de las intervenciones de los inspectores o subinspectores, propondrá las mismas reducciones del 40 por ciento del importe de la multa propuesta por pronto pago», apuntilla Sampere.

«muchas empresas optarán por la sanción reducida y desistirán recurrir la multa»

Ignacio Sampere, consejero jurídico del área Laboral de BDO

Por su parte, Moratilla especifica: «en cualquier caso, la empresa sancionada mediante el proceso automatizado podrá alegar en contra del acta si considera que el programa informático de la ITSS ha incurrido en error. De esta manera, renunciará a la reducción por pronto pago, pero retornará la interactuación humana, echándose el robot a un lado».

Inspectores a la expectativa

Esta nueva medida afecta, además de a las empresas, a los propios inspectores de trabajo. Por ello, Ana Ercoreca, inspectora de Trabajo y Seguridad Social, pone en valor su trabajo: «por ejemplo, el proceso automatizado no va a detectar si una empresa está en concurso y, en consecuencia, no tiene la obligación de realizar las cotizaciones a la Seguridad Social».

«Somos partidarios del cruce de datos, pero siempre y cuando sea un medio auxiliar y de ayuda y la decisión sancionadora la tome un funcionario»

Ana Ercoreca, inspectora de Trabajo y Seguridad Social

Por su parte, el Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (SITSS), que preside Ercoreca, afirma: «estamos a favor de la gestión masiva de datos, siempre que no limite, perjudique o anule los derechos de los ciudadanos».

«Por ello, dado que el procedimiento sancionador restringe los derechos del ciudadano debe dotarse de todas las garantías. Una situación que no se produce si se priva a los administrados de la posibilidad de alegar en fase previa, antes de encontrarse directamente con la sanción impuesta por un robot», concluye Ercoreca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí