Los sindicatos del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) han convocado hoy 23 de enero manifestaciones en las tres capitales vascas para denunciar el colapso que sufre la Atención Primaria.

De una parte, la Asociación de Pensionistas y Jubilados de Gipuzkoa (GEPE) insta a sus miembros a acudir hoy a las 12 del mediodía al Boulevard donostiarra para mostrar su apoyo a los sindicatos convocantes y a todo el personal sanitario.

«Las personas mayores somos quienes más necesitamos de una sanidad pública, universal y de calidad», apuntan desde la entidad.

Los efectos de esta sexta ola se están dejando sentir en toda la sociedad vasca, provocando una preocupación creciente en las residencias, sectores vulnerables y personas mayores de 60 años, además de la saturación de la Atención Primaria e incluso del sistema hospitalario.

Por eso las personas mayores saldrán hoy a las calles para denunciar el colapso que atraviesa este servicio; y exigir la aplicación inmediata de medidas urgentes.

Tres manifestaciones y un sólo malestar

Los sindicatos de Osakidetza y la ciudadanía en general están convocados por los sindicatos SATSE, ELA, LAB, CCOO y UGT para denunciar la grave situación que sufre la Atención Primaria y la sobrecarga de la atención hospitalaria.

Cartel Manifestación Osakidetza con la fecha, hora y lugares.
Cartel Manifestación Osakidetza. Foto: Osakidetza©

Para ello, este mediodía tres manifestaciones recorrerán las calles de Bilbao, San Sebastián y Vitoria.

Los sanitarios vascos denuncian que con la pandemia las condiciones de trabajo se han visto deterioradas hasta tal punto que afecta a la calidad asistencial que se ofrece a los pacientes.

«Todo ello, unido a la falta de planificación y falta de refuerzo e inversión, y al aumento exponencial de la carga de trabajo derivada de la gestión de la pandemia, ha colocado a la atención primaria contra las cuerdas», según Amaia Mayor de Satse.

El movimiento de pensionistas del País Vasco no solo comparte esta óptica, sino que ha decido participar activamente en las movilizaciones previstas.

La jornada tiene un lema que resume perfectamente el sentimiento de hartazgo y cansancio del personal sanitario y también de los pacientes: «¡Hasta aquí hemos llegado!»

Entienden que la situación se ha desbordado y que «no sólo nos obligaron a pagar de nuestros bolsillos primero las mascarillas y posteriormente los test de antígenos e incluso las pruebas PCR, sino que han llegado a responsabilizarnos de nuestro propio control de la pandemia», se lamentan.

A esto hay que sumar los problemas para acceder a una atención presencial sin filtros, fundamental para un buen diagnóstico, y a los cierres temporales de centros de salud o de los Puntos de Atención Continuada (PAC) que son fundamentales para un abordaje óptimo del paciente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí