Accesibilidad: nuevo modelo y diseño en las duchas exteriores públicas

0
Duchas exteriores accesibles, imagen cortesía Unsplash.

La nueva normativa de accesibilidad se ha dado a conocer, dictaminando entre sus reglas cómo deben ser, a partir de ahora, las duchas exteriores de uso público.

A primeros de este año, el boletín Oficial del Estado (BOE) puso en vigor nuevas normas de accesibilidad, con el objetivo de no discriminar a las personas con discapacidad en el uso de los espacios públicos urbanizados. Una ley que entre sus Decretos Reales establece, entre otras cosas, el nuevo modelo y diseño que han de seguir las duchas exteriores públicas diseminadas por España.

El BOE refresca la accesibilidad de las duchas públicas

Se trata de un documento técnico que a lo largo de cuatro principios básicos que aplicar, desarrolla las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación en espacios como vestuarios, duchas exteriores, cabinas de aseo y plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida, tal y como recoge y explica la propia norma. ¿Y en qué consiste ese cuarteto de fundamentos?

En la autonomía individual, la no discriminación, la accesibilidad universal y el diseño universal dirigidos a todas las personas. De todo ello se hace eco el BOE-A-2021-13488 Orden TMA/851/2021, de 23 de julio, «por la que se desarrolla el documento técnico de condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y la utilización de los espacios públicos urbanizados».

De esta forma y según las condiciones establecidas en este texto competente oficializado por el BOE, la normativa establece cuatro pilares que alzan las bases de los espacios públicos urbanizados, o al menos aquellos catalogados como comprensibles, utilizables y practicables para todas las personas, garantizando condiciones de seguridad y confort, por un lado, de una forma más autónoma y natural, además.

Así, en el artículo 34 del capítulo VII, denominado ‘mobiliario urbano’, la normativa del BOE recoge cómo deben ser las cabinas de aseo, vestuarios y duchas exteriores, mostrando así su firme propósito de conseguir la prometida accesibilidad universal efectiva, así como el derecho a la igualdad de oportunidades y de trato.

Pero ¿cuán accesibles deben ser las duchas exteriores, según este artículo?

La nueva ley de accesibilidad estipula que cuando se instalen duchas exteriores en los tramos urbanos de las playas, por ejemplo, una de cada diez deberá estar comunicada con el itinerario peatonal accesible, y eso como mínimo, abarcando también a una fracción de cada agrupación; matizando, eso sí, que no deben causar perjuicio en materia de limitación, y que deben cumplir la legislación estatal en materia de costas.

Asimismo, tales zonas seleccionadas deberán ser totalmente accesibles; ¿cómo? Con un área de utilización nivelada con el pavimento circundante, la cual deberá tener una pendiente de evacuación máxima de 2 por ciento.

De igual forma, estas duchas accesibles deberán contar con un asiento acorde con las medidas de profundidad, anchura y altura especificadas para los asientos de las duchas del apartado; es decir, duchas con un espacio libre inferior de 70 centímetros de altura, 80 de anchura y 50 cm de fondo; medidas, en suma, que permitan la aproximación frontal de una persona en silla de ruedas, de tal forma que su cara superior se situará a una altura de 85 centímetros, como máximo.

Por último, la nueva normativa en accesibilidad dictamina que tales duchas públicas de playa deberán contar con un respaldo y unos apoyabrazos abatibles, situados a ambos lados, permitiendo que una persona en silla de ruedas pueda cambiar fácilmente de una a otra. Aún más, junto al lateral del asiento también deberá haber espacios laterales de transferencia, como parte del área de utilización de la ducha; y estas deberán tener un tamaño de 0,80 metros de ancho por 1,20 metros de fondo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí