Acoger un cachorro que en el futuro será un perro guía supone permitir la intervención asistida por animales a personas ciegas, con daño cerebral adquirido, con discapacidad intelectual, dependientes u otros alumnos con necesidades de refuerzo.

La Fundación ONCE del perro guía, cría y adiestra estos perros de asistencia para personas ciegas para mejorar su autonomía y sobre todo, su seguridad en los entornos en donde el perro conduce y evita, algunas situaciones comprometidas para su dueño.

Antes de que sea adulto necesita hogares en donde la familia de tutela se encarga de su socialización y con ella, entregará un perro adulto a la fundación para terminar con su adiestramiento. Éste siempre estará reconducido al acompañamiento de una persona ciega. Los perros entonces ya no serán canes con quienes podemos jugar o interactuar, estarán trabajando y no podremos distraerlos.

Desde su sede en Boadilla del Monte, en Madrid, de la Escuela de Adiestramiento del Perro Guía salen 140 perros cada año. Tras permanecer con su madre y el resto de los cachorros, se trasladan a una casa hogar que permitirá durante cerca de nueve meses que estos perros conozcan los entornos, el metro, los autobuses, las empresas, etcétera y así las personas con ceguera puedan ayudarse de ellos.

De manera altruista y como voluntarios, la familia enseñará al cachorro las normas de socialización básicas para que no se asuste, cruce una calle o no se mueva en el caso de estar junto a su amo.

Si desea acoger a uno de estos cachorros debe solicitarlo en este enlace.

Por otro lado, la Fundación ONCE busca familias para acoger a perros mayores que ya han sido jubilados y merecen un descanso en un hogar.

Veamos cómo podría participar usted de esta magnífica experiencia:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí