El test de los siete minutos es un método de evaluación utilizado para medir la competencia y evaluar las habilidades específicas de una persona con el fin de encontrar alguna enfermedad asociada al deterioro cognitivo.

El test de los 7 minutos nace de la mano de P.R. Solomon y su equipo en 1998 con el objetivo de crear una herramienta de cribado que permitiera hacer un cribado rápido y fiable, para evitar el infradiagnóstico que existe en el Alzheimer.

El test de 7 minutos sirve como valioso indicador del potencial de una persona, ofreciendo información sobre sus habilidades cognitivas, su aptitud para resolver problemas y su capacidad para tomar decisiones con rapidez.

Este modelo usa otras pruebas que ya se utilizaban para encontrarla enfermedad que se habían probado eficaces para discernir entre un posible deterioro cognitivo causado por la enfermedad de aquel causado por el propio envejecimiento.

Bajo estos criterios, se seleccionaron 4 pruebas que incluían áreas como la memoria, la orientación temporal, y la fluidez verbal.

El test conta de 4 pruebas de rápida ejecución, que implican las áreas de la memoria, la fluidez verbal y la orientación temporal.

  • La prueba de memoria, o test de Buschke, consiste en presentar a la persona a la que se está evaluando, unas láminas en las que aparecen 4 dibujos en cada una. Se le pedirá que señale uno de los dibujos según lo que se le pida (un animal, un objeto…), para comprobar si reconoce correctamente lo que está viendo.En total, serían 16 dibujos diferentes repartidos en 4 láminas. Posteriormente, se le pedirá que intente recordar el mayor número de esos dibujos para comprobar lo que se llama la memoria libre. Una vez no recuerde más, se le darán pistas verbales para ver si así es capaz de asociarlas con sus recuerdos.
  • La prueba de orientación temporal incluye algunas cuestiones básicas como el test de Benton, que consiste en preguntar por el día/mes/año actual, otorgando diferente puntuación en función del error cometido.
  • El test del reloj consiste en hacer que el paciente dibuje una esfera indicando las horas y minutos, para a continuación pedirle que marque con las manecillas una hora concreta que tendrá que representar en el dibujo. Se valorará si ha incluido todos los números, si están en la posición correcta, si ha dibujado las manecillas bien y si ha conseguido representar bien la hora indicada o lo cerca que ha estado de hacerlo.
  • La prueba de fluidez verbal consiste en proponer al paciente un grupo o categoría concreta (animales, colores, vegetales) , y que el paciente diga todas las palabras que recuerda que pertenecen a dicho grupo o categoría en un tiempo de un minuto. Esto permite comprobar la memoria semántica y el acceso al almacén léxico.

El resultado global del test se obtiene de la suma de todos los resultados, para poder ubicar al paciente en un percentil determinado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí