La confederación Plena Inclusión España ha publicado ‘Apoyos 2030’, con propuestas para la desinstitucionalización de las personas con discapacidad intelectual.

La confederación Plena Inclusión España ha editado su volumen ‘Apoyos 2030’, una obra repleta de propuestas para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, poniendo su foco de miras en los apoyos personalizados y en comunidad.

El resultado es un tomo valiente y sumamente interesante, que planta sus raíces en un nuevo sistema de apoyos personalizados, dirigidos a la desinstitucionalización, donde se apuesta por promover la inclusión, adaptación e igualdad de las personas con síndrome de Down, TEA y parálisis cerebral.

Sí a la desinstitucionalización de la discapacidad intelectual

Presentada el pasado miércoles 30 de junio en la sede del Centro Español de Documentación sobre Discapacidad del Real Patronato, Plena Inclusión España reúne a lo largo de la obra un buen número de prácticas innovadoras bajo el título ‘Apoyos 2030’.

Prácticas que, tanto juntas como por separado, profundizan en la transformación del sistema de apoyos a quienes tienen discapacidad, en los que se priman la personalización y la inclusión en la comunidad, y haciendo aquí un especial énfasis a las personas con discapacidad intelectual.

En el acto de presentación de la renovación editorial de ‘Apoyos 2030’ intervinieron personalidades como el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez; el director general de Derechos de las Personas con Discapacidad, Jesús Martín Blanco; y el presidente y la vicepresidenta de Plena Inclusión, Enrique Galván y Maribel Cáceres, respectivamente.

La guía, hecha metodología, de cómo desinstitucionalizar a las personas con discapacidad intelectual

‘Apoyos 2030’ es una obra que antes de su edición fue elaborada por un equipo multidisciplinar que reflexionó sobre metodologías y herramientas. Ejemplo de ello son los apoyos autodirigidos que detalla y desglosa, las vías hacia la desinstitucionalización de un modelo que demanda una transformación, y que en el volumen pasa del mero esbozo a un planteamiento con fundamento y posibles ofertas para realizarlos.

Un viaje con meta en la parada de la inclusión de la discapacidad intelectual

‘Apoyos 2030’ es, en suma, un compendio de sugerencias recogidos en un solo volumen, que refuerza los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), o así lo recalcó el secretario Álvarez durante su intervención.

«Este libro tiene una enorme utilidad para profesionales e instituciones que desarrollan políticas de apoyo», señaló. «Se trata de una guía muy útil para quien tiene que tomar decisiones», apuntó después.

Por su parte, Maribel Cáceres, vicepresidenta de Plena Inclusión y activista con discapacidad intelectual, no desaprovechó la oportunidad de señalar que los tiempos actuales son el momento perfecto para «encarar un cambio para crear nuevos apoyos personalizados y en la comunidad», pasando a matizar enseguida que «necesitamos participar y definir qué apoyos necesitamos y queremos», refiriéndose al colectivo que representa.

Cáceres afirmó al expresar su opinión que, de hecho, «hay una enorme falta de participación, ya que se piensa y se decide sin nosotras. Eso no puede ser», clamó, resuelta. «Queremos decidir, tener intimidad, amar, ser amadas, trabajar, descansar, tener apoyos para entender las cosas, no ser agredidas y ser respetadas».

Así mismo, el director general de Derechos de las Personas con Discapacidad, Jesús Martín, tomó el turno de palabras para reafirmar el compromiso de su departamento con las personas con grandes necesidades de apoyo. En su declaración, Martín dejó claro que «tendremos que ir de la mano de Plena Inclusión, para que ellos contribuyan al relato de este país».

El último (aunque no menos importante) en manifestar su opinión fue el propio presidente de Plena Inclusión, para quien el principal valor de ‘Apoyos 2030’ reside en que «no es un informe ni un estudio, sino que recoge la vida de muchas personas».

Más aún; Galván confesó que «el camino no va a ser fácil, porque existen resistencias al cambio comprensibles»; y, no obstante, «necesitamos un tránsito prudente y con un incremento en los recursos que garantice los derechos de las personas», resolvió, concluyente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí