¿Fruta u hortaliza o verdura? ¿Verde o amarillo o rojo? Las propiedades del tomate son variadas, escondidas bajo una piel lisa y fina y suave que invita a morder.

De origen peruano e introducido en el viejo continente por los conquistadores españoles, no fue hasta finales del siglo XVII cuando empezó a cultivarse con fines alimentarios; y es que resulta llamativo pensar que este producto se utilizó en sus inicios como una planta ornamental y totalmente decorativa, curiosamente.

Así se dan a conocer y percibir e influir las propiedades del tomate

Considerado una fruta a ojo botánico, pero una verdura en opinión culinaria, hablamos de un producto de sabor afrutado que además esconde muchos antioxidantes en cada uno de sus bocados, por no hablar del licopeno y de los carotenos y demás pigmentos que lo enriquecen, los cuales les dan mucha tonalidad y color a los frutos de su planta.

«El tomate es un pilar fundamental de la dieta mediterránea y la alimentación saludable», tal y como defiende Miguel Ángel Jorge Belmonte, vocal de Alimentación y Cuidado de la Salud, institución perteneciente al Colegio de Farmacéuticos de Almería, quien no dudó en añadir que este fruto también cuenta con «componentes beneficiosos» que son «numerosos», aun cuando el producto invita a tomarlo en diferentes formatos y recetas, ya sea en ensaladas o pasta, en salsas o rellenos o al horno.

Se trata, pues, de una fruta muy rica que destaca tanto por su sabor único como por su alto contenido en propiedades nutritivas, todas ellas beneficiosas para la salud. Y es que cada una de sus ventajas saludables se ocultan en sus numerosas variedades, pudiendo introducirlas en el cuerpo ya coma uno cherrys o tomates pimientos, ya tenga la fruta una forma redonda o de pera o de cerezas, ya sean carnosos o tenga una textura crujiente.

¿Cuáles son, entonces, esas propiedades del tomate tan beneficiosas?

Rico en fibra y vitaminas, fósforo y magnesio y potasio, el tomate destaca además por contener muchas propiedades antioxidantes, y así lo reafirman los expertos; cualidades que, ingeridas en cantidades adecuadas, ayudan a impedir que algunas enfermedades se retrasen e incluso que no se desarrollen.

Entre las propiedades del tomate se suma asimismo su aporte en vitaminas A y B, C y K, y el hecho de que es bajo en calorías. El consenso especializado asegura, de igual forma, que Su elevado contenido en vitaminas y antioxidantes y minerales hacen que este producto sea un buen protector de la vista, además de cuidar «la piel, el pelo y los dientes», en palabras del COF de Almería, quien añade que también «mejora la circulación, evita el estreñimiento y es diurético».

Por otra parte, las propiedades del tomate resaltan porque el fruto ayuda a la disminución de lípidos y del colesterol LDL, mientras al mismo tiempo permite «facilitar la reducción de la presión arterial en pacientes hipertensos, ya que el consumo de alimentos que contienen licopeno, protege de enfermedades cardiovasculares», y así lo hacen ver los farmacéuticos almerienses.

Con todo, y pese a sus muchas ventajas nutricionales, es importante recalcar que alimentarse únicamente de este producto no es una buena sustitución de una dieta equilibrada, al contrario, como tampoco es un buen suplente del ejercicio constante.

¿Lo mejor, en este sentido? Combinar dieta y ejercicios y tomate, y así mantener una buena salud que beneficie al organismo. Y esto implica tomar tomate, sí, pero también otras frutas, según reafirman las principales recomendaciones especializadas, sobre todo si se tiene en cuenta que «alimentarse bien es uno de los mejores y más seguros caminos para proteger, cuidar y mejorar la salud», tal y como recalcan los expertos de la organización farmacéutica almeriense.

Ahora bien, ¿cuáles son los mejores formatos culinarios con los que sacarles partido a las propiedades del tomate?

Lo bueno de este fruto es que se puede tomar de múltiples maneras. Y es que tanto su composición nutricional como las propiedades provechosas, que normalmente suelen contener los alimentos de color rojo, por cierto, aparecen entre las recomendaciones más reiteradas de los médicos, independientemente de la edad que se tenga.

Lógico, por otra parte, si se tiene en cuenta que mejoran la salud cardiovascular, a la par que disminuyen las enfermedades del sistema urinario, ayudan a mantener una buena memoria, y hasta reducen el riesgo de padecer cáncer… y eso por citar unas cuantas ventajas.

En cualquier caso, y según señalan los expertos, tomarlo en crudo o en zumo (y sin mucha antelación, por eso de que no pierdan sus propiedades vitamínicas, básicamente) son dos de las formas más nutritivas y saludables de consumir el tomate, igual que añadirlo a las ensaladas; en este último ejemplo es importante dejar la piel intacta, ya que aporta vitaminas, minerales y fibra, y explican por qué las propiedades del tomate son tan numerosas y evidentes y beneficiosas.

Asimismo, se dice que el licopeno de tomate también aporta grandes e increíbles beneficios al organismo; extras nutricionales que pueden adquirirse en establecimientos farmacéuticos, por cierto, convertidos en cápsulas y comprimidos, aceites y concentrados y demás formatos de suplementos alimenticios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí