Inicio Autores Publicaciones por Colaboración

Colaboración

pluma estilográfica
165 Publicaciones 0 COMENTARIOS

Insolidaridad fiscal

0
Desde la dictadura, los fueros y las prebendas de Navarra y el País Vasco, marcaron y siguen marcado la máxima expresión de la insolidaridad fiscal española.

«Defensores» de la monarquía

0
Resulta paradójico que los anti-monárquicos manifiesten estar muy preocupados por el daño a la institución que puede infringir el rey Juan Carlos.

Dieciocho marinos exhaustos

0
Entre los dieciocho marinos que arribaron al puerto de Sevilla tras haber circunnavegado el globo, varios de ellos, con los músculos de sus piernas afectados por el escorbuto, podrían calificarse hoy día como "personas con movilidad reducida".

El viejo y el mar (The Old Man and the Sea)

0
Era un viejo que pescaba solo en un bote en la corriente del Golfo y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez.

La redención por el coraje (Resumen) Mario Vargas Llosa  Perú, 1936. 

0
La historia de El viejo y el mar (1952) parece muy sencilla: un anciano pescador, que ha estado 84 días sin pescar.

Acerca de Cristobal Miralles Romero

0
Mis tres deseos es una síntesis de los principales anhelos del ser humano

Momotaro. Cuento popular tradicional japonés

0
En esta travesía marino-literaria no podía faltar uno de los relatos populares más famosos del Japón. Un relato que se pierde en la lejanía de los tiempos, pero que saben de memoria todos los niños de aquel país. 

Comentario de un poema: Caracol. Rubén Darío, Nicaragua, 1867-1916

0
Como dijo Juan Ramón Jiménez, el emblema de Rubén Darío es el caracol marino, aparentemente silencioso pero henchido de íntimos rumores, infinito en su espiral, aunque cabe en una mano. 

Poemas que hacen llorar: A mí no

0
Allí lo recita el personaje Mr Grace, interpretado por Seán McClory, un habitual de John Ford, y lo titula ‘Promesas rotas’, que no sé si se corresponde con el irlandés ‘Donal Og’, como se lo llama en el libro.

Kim: la historia de un niño soldado

0
Me dices que lloraste, y que lo hiciste como el niño soldado de 11 años que eras. Gritabas, pero tras el tiroteo tu batallón se esfumó en la jungla, y sabías lo que restaba.
Cambiar Idioma »