BA.2 es un sublinaje que avanza perceptible e imparablemente en España, preocupando a entidades sanitarias como la OMS o el Ministerio de Sanidad.

La Organización Mundial de la Salud predijo hace meses la hegemonía de la variante Ómicron de la covid-19 en toda Europa, y actualmente en España ya se ha cumplido dicho vaticinio, a través del linaje BA.2.

Un linaje de coronavirus que consolida su poder infeccioso

Fue a finales de febrero cuando la OMS ratificó su consideración sobre BA.2 como una «variante de preocupación», a la vista sobre todo del terreno ganado ante las otras variantes del Covid-19 en la mayoría de los países.

Y es que tras una primera fase de expansión de la variante Ómicron en el que predominó BA.1, las tornas han cambiado y ahora es BA.2 la que más resalta entre los contagios de Covid-19 en el país.

Tal predominio figura en la última actualización de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 en España, publicada este lunes por el Ministerio de Sanidad o, más bien, por su adscrito Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), después de ser detectados mediante cribados aleatorios hechos con PCR específica para los linajes de BA.2.

Según detalla el informe del CCAES, el rango entre las comunidades autónomas del linaje BA.2 oscila durante esta semana entre el 31,3 y el 79,6 por ciento, siendo el linaje de Ómicron que más diferencias presenta respecto a BA.1, actualmente, tanto así que su frecuencia ha ido aumentando hasta convertirse en el linaje predominante a nivel global, aun cuando «todavía es pronto para extraer conclusiones firmes sobre las características de este linaje».

De hecho, «hasta ahora no se ha encontrado diferencias en el riesgo de hospitalización entre BA.1 y BA.2», a juicio de lo que se desprende de las explicaciones de Sanidad, siendo, además, que «los primeros estudios de efectividad vacunal tampoco han encontrado diferencias entre ambos linajes».

Las buenas noticias son que los anticuerpos monoclonales y demás terapias novedosas y puestas en liza contra el Covid-19 funcionan frente a BA.2, según explica Sanidad, añadiendo asimismo que las evidencias del avance de este sublinaje demuestran que el número reproductivo de BA.2 es incluso 1,4 veces mayor que el mostrado por BA.1 o cepa Ómicron original.

¿Traducción? Que a este último linaje predominante se le supone una capacidad de transmisión mucho mayor, acaso, hasta un 40 por ciento.

Lo bueno es que no tiene mayor escape inmunitario, según evidencias científicas, y que tampoco provoca síntomas más graves; una baza positiva a la que también se suma las pocas reinfecciones que se han observado en antiguos contagiados con la BA.1, dando lugar a una cantidad poco significativa, estadísticamente, a juicio al menos de los expertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí