Reuters, Londres, 20 de julio de 2021. El primer ministro británico, Boris Johnson, no estaba dispuesto a imponer medidas de confinamiento para detener la propagación del Covid-19 y salvar a los ancianos; y negó que el Servicio Nacional de Salud estuviese saturado, según declaró su principal exasesor, Dominic Cummings, en una entrevista transmitida ayer lunes.

En su primera entrevista televisiva desde que dejó su trabajo el año pasado, extractos de la cual se publicaron el lunes, Cummings dijo que Johnson no quería imponer un segundo confinamiento en otoño del año pasado porque «las personas que están muriendo son esencialmente mayores de 80».

Cummings también afirmó que Johnson insistía en entrevistarse con la reina Isabel, de 95 años, a pesar de las señales de que el virus se estaba propagando en su oficina al comienzo de la pandemia y cuando se le había dicho al público que evitara todo contacto innecesario, particularmente con los ancianos.

El exasesor de Johnson, que ha acusado al Gobierno de ser responsable de miles de muertes evitables por Covid-19, compartió una serie de mensajes de octubre que supuestamente son de Johnson a sus asistentes.
Leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí