Cada seis meses se produce un cambio de hora en los relojes. ¿Pero sabía que a veces puede actuar como agravante en la cantidad y calidad de horas de sueño?

Es de dominio médico y común que tanto la mala calidad del sueño como el dormir un inadecuado número de horas acarrea un efecto negativo sobre la salud, al menos en general. Y a este conocimiento evidenciado por la ciencia se ha sumado recientemente la sugerencia de que ambos factores pueden afectar a la fertilidad masculina, según un nuevo estudio aplicado en 105 hombres de España y realizado por el Laboratorio Ginemed Sevilla, en Andalucía.

Cuando dormir poco y mal rebota negativamente en la aptitud y abundancia del semen

El trabajo en cuestión defiende, de hecho, que cuanto peor es la calidad y cantidad de sueño, mayor llega a ser la fragmentación del ADN de los espermatozoides; es lo que los expertos denominan DFI, cabe aclarar, de paso; toda una variante que actualmente constituye una de las principales causas de infertilidad masculina, por cierto.

Según aclaró a este respecto el autor principal de este ensayo, Francisco Ruano, embriólogo de la institución sevillana antes citada, esto viene a significar que la mala calidad del sueño puede llegar a trastocar la calidad del semen, por la sencilla razón de que el cambio de hora puede ser un agravante en la calidad y cantidad de horas de sueño, sin más, al menos para algunas personas.

Al parecer, la duración del sueño puede afectar a la integridad de la cromatina de los espermatozoides, una de las principales causas de infertilidad masculina, tal y como han llegado a demostrar diversas investigaciones, y así lo recordó el experto.

Tomando en consideración lo explicado por el embriólogo, resulta que los inadecuados hábitos de sueño interrumpen la expresión de los genes circadianos, algo que a su vez provoca un descenso en los niveles de melatonina; una disminución que, al final, implica una reducción de la capacidad de las células para reparar el daño oxidativo del ADN.

Cabe aclarar, llegados a este punto, que la esterilidad por factor masculino hace alusión a aquellos casos, entre los hombres, en los que los espermatozoides son responsables del problema de fertilidad de la persona, ya sea parcial o totalmente.

Hablamos, en suma, de una dificultad de fertilidad que afecta aproximadamente al 40 por ciento de los casos de parejas con dificultades para concebir, por cierto, y que encuentra en ciertas causas genéticas o adquiridas el motivo de su origen, especialmente aquellas circunstanciales que aparecen a lo largo de la vida.

Del cambio de hora al estilo de vida, otro elemento que también influye en la calidad del semen

Dado que la infertilidad por factor masculino puede responder a múltiples factores, el consenso médico y científico también defiende que el estilo de vida es fundamental para la calidad espermática, abarcando en este punto factores que van desde el tipo de trabajo y el ejercicio excesivo hasta el estrés y el sedentarismo, pasando por el consumo de tabaco y alcohol o la marihuana y/u otros tóxicos.

Una lista de factores de riesgo para la fertilidad masculina en la que pueden influir asimismo los tratamientos hormonales o quimioterápicos, dicho sea de paso, así como la obesidad y las infecciones agudas, los traumatismos o cirugías genitales, e incluso enfermedades crónicas de la talla de la diabetes.

¿Cuál es la buena noticia, en todo esto?

Que los hombres tienen la posibilidad de poder cuidar su fertilidad, y así lo recalcan en el presente trabajo. ¿Cómo, exactamente? Adoptando algunos hábitos saludables, sencillamente; una estrategia que no solo podrá mejorar su fertilidad, sino también su salud general.

En la tarea, nada fácil, por cierto, de reaccionar ante el cambio de hora cuidando mejor de la fertilidad masculina destaca igualmente el vigilar la alimentación propia, tomando antioxidantes, por ejemplo, o consumiendo alimentos ricos en Omega-3, mismamente.

Y teniendo en cuenta que la obesidad genera una disminución del número de espermatozoides, es importante no descuidar el físico de uno y controlar el peso, relevancia que también adquiere el controlar el estrés y el descansar adecuadamente.

Entre los consejos de los expertos para proteger la fertilidad masculina destaca asimismo el no fumar, puesto que la nicotina es capaz de dañar al ADN de los espermatozoides, primero, y perjudicar el material genético de estos, después; todo un tóxico nocivo que además puede disminuir tanto la movilidad como el número de espermatozoides almacenados en los testículos.

No obstante, aparte de reaccionar con hábitos saludables al cambio de hora es recomendable practicar ejercicio físico, obviando eso sí deportes como el ciclismo y la hípica, que pueden incrementar la temperatura de los testículos y, por consiguiente, influir negativamente en la fertilidad del hombre. Una campaña de acción y evitación que también afecta al alcohol, por cierto, máxime cuando esta sustancia puede bajar los valores de testosterona, sobre todo las drogas y los esteroides anabólicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí