Cannabis terapéutico: por una piel más elástica y lozana

0
Cannabis terapéutico, imagen del dominio público.

Se dice que la marihuana medicinal rejuvenece, incluso a nivel dermatológico, especialmente si se trata del cannabis terapéutico. ¿Pero por qué? ¿Cómo lo hace?

La eficacia del cáñamo o cannabis terapéutico es un campo casi virgen por explorar, de ahí que los expertos la acusen de una carencia de evidencia científica. Tal es el caso del aceite de CBD, por ejemplo, el cual rebosa de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, a juicio de sus defensores; albuminoides que además ayudan a disminuir las huellas de la edad.

¿Cuáles son las ventajas del cannabis terapéutico?

La ausencia de rigor científico del cannabis terapéutico no ha impedido que farmacéuticos como Pablo Bahlsen, se animen a investigar las propiedades medicinales de esta sustancia, especialmente a la hora de combatir los problemas físicos y mentales de las personas; más si éstos llegan como consecuencia de quedarse postrados en una silla de ruedas, tal y como le sucedió a su padre, aquejado por una lesión medular.

Valga decir que Bahlsen es un firme defensor de las propiedades medicinales del cannabis, una planta de la familia de la marihuana capaz de inhibir las náuseas en pacientes sometidos a quimioterapia, según presenta Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid.

A juicio de este dómine, el cannabis terapéutico es, asimismo, un cualificado reductor del dolor en aquellos casos con cuadros crónicos; y es que es capaz de mejorar la calidad del sueño, aumentar el apetito en pacientes que pierden peso, actuar de alivio contra la rigidez muscular de la esclerosis múltiple, y hasta hacer de limador que suaviza los estragos que el paso de los años provoca en la piel.

El aceite de cannabis y su ayuda contra la postración

Tanta es la convicción de Bahlsen sobre las propiedades de esta variante de marihuana, que ha sido un gran partícipe del uso de esta sustancia en otros terrenos de salud y belleza, expresados a través de su firma de cosmética Paia Botanicals.

«Hemos creado fórmulas con cannabis para ayudar en las rutinas de belleza diaria»; tales fueron los términos en los que el farmacéutico presentó a su huevo de oro, hecho sobre todo con CBD.

Se trata de una de las muchas marcas que hoy en día recurren al compuesto de los cannabinoides no psicoactivos, elaborando en su ejecución cremas que, aseguran, ayudan al rejuvenecimiento, por un lado, y a la regeneración celular de la piel, por otra parte.

Para captar el alcance de este uso cosmético del cannabis terapéutico es preciso aclarar, en este punto, que el cannabidiol, llamado también CBD, es el principio activo no intoxicante de la marihuana o cáñamo; hay que imaginárselo, entonces, como un escudero encargado de evitar los efectos menos deseados del THC, el componente principal de estas plantas, malo porque puede empujar a quien lo consuma a experimentar episodios de ansiedad, convulsiones y psicosis.

España es uno de los países que más origen directo guarda con esta sustancia adictiva, curiosamente, de cara sobre todo a su comercialización y manipulación, pese a las escasas licencias de cultivo que imperan en el país.

Se produce aquí, cierto, pero pocas empresas nacionales tienen licencia del gobierno para mercantilizarla, de modo que es fuera donde se transforma en polvo; algo que defensores como Bahlsen lamentan, ya que propicia el que Ese polvo importado se pague «cien veces más caro».

«Lo disolvemos en aceite de semillas de cáñamo, muy rico en omegas 3 y 6 para combatir los eccemas, y en una untuosa manteca de karité», explica el farmacéutico respecto a su crema facial elaborada a partir del cannabis terapéutico.

Es una mezcla que reduce las inflamaciones dermatológicas, igual que el resto de los productos similares; favorece la luminosidad de la piel, le aportan elasticidad, y hasta limitan la división celular vinculada a la vejez, según cuentan sus defensores.

«Lo que les dice el CBD a las células de la piel es que se calmen, que actúen con más tranquilidad», tradujo el farmacéutico. «La hidratante antiedad contiene también ácido hialurónico, aloe vera y vitamina E», explicó, las cuales ayudan a empequeñecer las arrugas, a iluminar la piel opaca, y hasta a disminuir el exceso de producción de sebo en esas pieles propensas al acné.

El cannabis terapéutico como un aliado de la belleza física

La decrepitud de la piel de las personas se produce por la deshidratación, principalmente, al igual que ocurre con las plantas, y así lo señala el farmacéutico. Un punto de decadencia que los defensores del cannabis terapéutico se apresuran a prometer paliar, esta vez a través del uso del aceite de CBD; a su juicio, este componente ayuda a disminuir las huellas del paso de los años, gracias sobre todo a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Cabe apuntar, en este sentido, que los aceites de semilla de cáñamo con CBD varían en capacidad y cualidad, siempre en función de las concentraciones que posean, las cuales, por cierto, pueden ser tres.

Con 500 miligramos de CBD, la más baja intensifica la hidratación de la piel; la mediana, con 1.000 miligramos, mitiga las rojeces; mientras que la de 2.000 miligramos, por su parte, devuelve la firmeza al rostro y supone la crema facial con más alta dosis de cannabis terapéutico, poseedora además de tocoferoles naturales repletos de vitamina E.

Hablamos, por tanto, de una línea de cosmética con diversas cremas faciales que actualmente triunfan en el mercado, ya sea en su formato de loción corporal o de sérums o mascarillas, como en su versión de bálsamo labial, o de aceites para masajes terapéuticos y/o íntimos. ¿Su canto de sirena para los consumidores? La promesa de ser antiarrugas o antiedad o hidratantes o revitalizantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí