El Círculo Empresarial de Atención a la Dependencia (CEAPs) asegura que cualquier mejora en el sistema de atención residencial en España resulta «inviable si no viene acompañada de financiación y de una memoria económica».

Son palabras de la presidenta de la entidad, Cinta Pascual, tras la sesión celebrada de la mesa del Diálogo Social que reúne al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, empresas y sindicatos con el fin de alcanzar un acuerdo de criterios comunes de acreditación de centros y servicios de atención a la dependencia.

Para empezar… acabar con la infrafinanciación

«Antes de hablar de nuevo modelo, se debería resolver el gran problema de infrafinanciación del sistema público en España» ha apuntado Pascual.

El círculo de empresarios apunta que si de verdad se quiere apostar por una transformación en el sector de los cuidados habría que destinar el 2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), como hacen otros países. En cambio España tan solo dedica el 0,7 por ciento.

El escenario empeora si tenemos en cuenta el incremento del precio de la plaza concertada entre los 2.030 euros (a razón de 67,6 euros) y los 2.700 euros al mes (una subida de 90 euros).

Mapa por comunidades con precios de plazas residenciales
Mapa por Comunidades. Foto: CEAPs©

Pascual critica la propuesta del Gobierno para la aplicación del nuevo modelo que supone un coste entre 79 y 85 euros al día por plaza del sistema público.

Estas tasas se quedan incluso por debajo del precio de la plaza concertada que se paga actualmente en comunidades como Madrid, País Vasco o Navarra, según la responsable de CEAPs.

«El borrador parece más una propuesta de cara a la galería que un proyecto serio, que incluya las necesidades de las personas mayores», añade.

Un nuevo modelo con «requisitos anticuados», según Cinta Pascual

Los requisitos que se conocen hasta el momento establecen un máximo de 90 plazas, que al menos el 65 por ciento de las habitaciones sean individuales, etc.

La presidenta de la patronal asegura que el Gobierno pretende establecer «un modelo encorsetado y con requisitos anticuados» y que debería escuchar las necesidades reales de las personas mayores.

En esta línea, se manifiesta a favor de un modelo de calidad centrado en la persona, con libertad de escoger, en el derecho a una sanidad universal y pública con independencia de dónde resida el usuario.

Asimismo, la entidad propone un precio ajustado comenzando con la Prestación Vinculada al Servicio (PEVS), una fórmula para atender a las personas que requieren atención de forma urgente.

Arantza Ostolaza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí