Rompiendo el mito en la nutrición de las personas mayores

0

Acerca de la nutrición de las personas mayores, la comunidad médica informa para que se rompa de una vez por todas tanto el mito como muchas leyendas urbanas en torno a la salud en edades avanzadas.

A la nutrición de las personas mayores le rodea un montón de ideas preconcebidas y erróneas; mas es hora de atrapar sus fantasmas para acabar con sus mitos y prejuicios.

La nutrición de las personas mayores debe estar compuesta siempre por una dieta equilibrada, reforzada además por constantes ejercicios fortalecedores, adaptados a las capacidades de cada uno, especialmente en aquellos mayores que conservan movilidad mantenida. Una recomendación que ningún médico de Atención Primaria o geriatra puede obviar. Ellos deben ser, de hecho, la primera fuente a consultar y resolver dudas.

Destapando la verdad de las leyendas en las personas con edades avanzadas

Todo ello es lo que sostiene en entrevista Nieves Fernández Letamendi, doctora geriatra del Quirónsalud de Zaragoza.

«Se deben vigilar mucho los signos de disfagia (dificultad para tragar, cuya manifestación más habitual es la tos al tomar líquidos), y consultar siempre si tenemos sospecha. Es una de las principales causas relacionadas con la desnutrición en adultos de edad avanzada y con mayor

La también especialista y vocal clínica de la Sociedad aragonesa, mantiene que es muy importante la revisión periódica de los fármacos que tomen los pacientes muy medicados, teniendo en cuenta que muchos de ellos pueden o bien influir y alterar los sentidos del gusto u olfato, o bien causar una pérdida del apetito. «Hay que valorar su continuidad», aconseja. «Nunca hacer cambios de tratamientos o tomar suplementos nutricionales o polivitamínicos sin consultar previamente a su médico», recalca en recomendación.

Confusiones vestidas de verdades

En torno a la nutrición de las personas mayores pululan muchos mitos que deben desterrarse, o así lo apunta Fernández. En su discurso, desmiente que no es normal la pérdida de apetito en las personas de edad avanzada, añadiendo además que, si tal hecho tiene lugar, debe considerarse como un signo de alerta, algo que consultar siempre con el médico de Atención Primaria o con el geriatra, especialista en la salud de las personas con edad avanzada.

«A menudo traduce una enfermedad orgánica o psicoafectiva», explica Fernández, quien enseguida señala que eso «puede mejorar con el tratamiento, antes de que tenga mayores consecuencias».

¿Qué elementos dan forma y figura a la nutrición de las personas mayores?

Existen muchos factores que pueden influir en la nutrición de las personas mayores, según el saber geriátrico de Fernández, desde los asociados al envejecimiento y los de deglución, hasta los relacionados propiamente con la toma de determinados fármacos que puedan ser anorexígenos, e incluso otros más importantes como los trastornos del ánimo, los neurodegenerativos y o los oncológicos.

Claro ejemplo de ello son los cambios en el centro de la saciedad, el estreñimiento, las alteraciones en el gusto y olfato, los problemas masticatorios, y la aparición de cuadros de reflujo gastroesofágico. «Por eso debemos consultar siempre», insiste la experta de Quirónsalud Zaragoza. «Lo ideal es ser valorados por un especialista en Geriatría, que puede hacer un estudio más exhaustivo de las posibles causas», recalca, «y adaptar un tratamiento individualizado a cada paciente».

¿Ser mayor exige consumir más proteínas?

«No es exactamente así», a juicio de Fernández. Todo exceso perjudica, después de todo, y tomar demasiadas proteínas puede provocar una sobrecarga de la función renal y un mayor riesgo de gota o de litiasis renales.   «Por eso no se deben tomar suplementos nutricionales sin supervisión médica», remacha. «Sin embargo, hay muchos problemas de salud asociados a la edad (falta de piezas dentales, disminución del gusto y el olfato, saciedad precoz, entre otros)», enumera, «que conllevan una ingesta proteica menor de la recomendada», sostiene.

La especialista y vocal clínica de la Sociedad aragonesa, advierte también que existen determinadas enfermedades que hiperconsumen estas proteínas. ¿Algunas de estas enfermedades? una fractura de cadera o procesos oncológicos. Una consumición excesiva que se produce cuando otros doctores, por ejemplo, recomiendan temporalmente potenciar este aporte proteínico. Por ello, Fernández Letamendi avisa:

«Cuando la cantidad óptima no se alcanza, las consecuencias son múltiples: riesgo de pérdida de masa muscular (deterioro funcional y dependencia), alteraciones en la función inmune (riesgo de infecciones), mala cicatrización de heridas o úlceras, etc».

A menor líquido, mejor nutrición para los mayores con problemas renales y de corazón

Otro mito del que la doctora de Quirónsalud se encarga de desvelar, es aquel que zumba en torno a las personas de edad avanzada con cardiopatías o problemas renales.

Muchos creen que justo por tener esos problemas, se les debe restringir el aporte de líquidos. La dr. Nieves asegura que esto es falso, pues la reducción de líquidos es una técnica que debe hacerse únicamente en situaciones de descompensación aguda y, por supuesto, bajo específicas indicaciones médicas.

«En fase estable se debe consumir las cantidades recomendadas diariamente ya que el riesgo de deshidratación aumenta en estos pacientes», alecciona, firme.

Los encamados casi no necesitan comer

¡Falso! Fernández Letamendi carga con firmeza contra este otro mito, la creencia de que las personas mayores, cuando están encamadas, no necesitan apenas comer. Por eso apostilla, contundente:

«Esto no es así, ya que aún en reposo o encamado se produce un consumo basal de energía», explica. lo que «en presencia de enfermedades (infecciones, quemaduras, etc) puede incluso aumentar.

Los bajos ingresos no favorecen la nutrición de las personas mayores

Lo que no deja de rondar de prejuicio en prejuicio y de mito y mito, es la creencia, muy extendida, de que la desnutrición en mayores solo aparece en personas con ingresos menores. A esta idea errónea, la Dr. Fernández lo combate explicando:

«Esto no es cierto, ya que una dieta puede ser equilibrada en nutrientes, con un coste razonable». Un matiz diferencial al que ha añadido después su punto de vista como profesional en la materia con varios años cargados a la espalda de la experiencia.

«Sin embargo, yo sí que creo que existe relación entre un mayor consumo de alimentos precocinados, conservas, por ejemplo, en estos casos, y que no esté presente un cuidador que supervise la alimentación no ayude para realizar la compra; pero no tiene por qué estar relacionado con mayores ingresos, ese cuidador que supervise o ayude puede ser el familiar».

¿No comer da anemia?

Fernández rechaza categóricamente esta idea basada en la creencia de que una persona de edad avanzada puede tener anemia porque no come. Siguiendo las explicaciones de la geriatra de Quirónsalud Zaragoza, es necesario tener claro que la anemia está considerada un signo de alarma, por lo que se debe investigar su origen de manera adaptada a la situación del paciente.  

En lo que respecta al estreñimiento, frecuente entre las personas con edad más avanzada, Fernández destripa el mito de muchos mayores, de que coma lo que coma siempre va a estar con estreñimiento. «La dieta sí que influye, y mucho, en el ritmo deposicional, al igual que el consumo de líquidos y el ejercicio».

Beber agua es esencial

Así, desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, subrayan que a las personas mayores se les debe insistir en que beban agua, tengan ganas o no, pues no pueden saciar la sed guiándose sólo cuando ésta se les despierte, ya que tienen disminuida la percepción de sed, por no olvidar que se sacian enseguida, casi nada más beber.

«Esto les hace especialmente susceptibles frente a la deshidratación», razona Fernández, «hasta el punto de que cuando notan sensación de sed, hay una pérdida de un 1-1,5% de su peso a expensas de los líquidos corporales», expone. «Es decir, un estado de deshidratación subclínica», por lo que agrega.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí