¿Cómo cuidar correctamente del corazón? Pautas y consejos

0

Compuesto de tejido muscular y de un tamaño que apenas supera el de un puño, existen ciertas pautas y recomendaciones con las que brindar mayor salud al corazón

Situado entre los pulmones y en el centro izquierdo del pecho, el corazón bombea sangre y oxígeno. A cambio, demanda ciertos cuidados saludables como uno de los órganos más vitales de todo ser humano. Abajo le dejamos algunas claves para cuidar su corazón en pro de una salud cardiovascular más sólida y mejorada.

Consejos para darle al corazón un mayor bienestar

Lo primero, y muy importante, es mantener unos hábitos alimentarios cardiosaludables, manifestados a través de una dieta equilibrada y variada, donde la sal casi brille por su ausencia, y las cantidades de azúcares, tabaco y alcohol, estén muy reducidas. No en vano un plan de alimentación saludable resulta bastante útil a la hora de disminuir el colesterol y bajar la presión arterial.

Lo segundo es la realización de ejercicio físico regular, ya sean 30 minutos caminando o un tiempo similar corriendo o bailando o haciendo cualquier otro tipo de deporte movido. Y es que el corazón necesita mucho cardio para activarse y estar en plena forma.

Así, cimentar el bienestar del corazón mediante el ejercicio físico es una apuesta segura para dedicarse tiempo a uno mismo, aprender a controlar el estrés y la ansiedad, saber reconocer las situaciones estresantes y poder adaptarse a ellas y, de igual forma, para mantener a raya ciertas enfermedades cardiovasculares de la talla de la arritmia o de la hipertensión.

Otra pauta que seguir si uno quiere tener una buena salud de corazón pasa por limitar todo lo posible el consumo de alcohol, siendo esta una sustancia capaz de debilitar a este órgano tan vital del sistema circulatorio, provocando síntomas de insuficiencia cardíaca. Eso sin contar con que abusar del alcohol equivale a echarse calorías innecesarias entre pecho y espalda, favorecer el sobrepeso y aumentar la presión arterial.

El tabaco, por supuesto, tampoco hace bien al corazón, razón por la que los médicos no dudan en aconsejar abandonar esta práctica, y más cuando el inhalar estas cenizas se puede prevenir completamente, y el no fumar reduce a la mitad el riesgo de infarto de miocardio.

Y es que el tabaco es un enemigo declarado de la salud y de la vida, toda una gran pandemia industrializada y con mucha escala mundial; basta contabilizar a las 50.000 personas que en 2020 fallecieron a causa de su humo en España, por ejemplo, para captar el alcance de su letalidad, tal y como recoge la Encuesta Europea de Salud.

Porque el corazón también necesita descansar

La salud cardiovascular exige en su esencia el cumplimiento de un ideal descanso y reposo, siendo ese tiempo unas ocho o nueve horas de sueño para un niño de entre 10 y 12 años, por ejemplo, y entre siete u ocho horas de noche para un adulto de entre 26 a 64 años, según una investigación publicada en Nature Ageing.

En este sentido, se dice que no está de más vigilar el descanso propio, y es que el no dormir suficiente es un atajo directo hacia el incremento del riesgo de hipertensión, obesidad y diabetes, sin olvidar cómo afecta esto al rendimiento diario.

Añadir, en este sentido, que el no dormir adecuadamente puede alterar el estado anímico, descargando en el ánimo mucha ansiedad, depresión, irritabilidad y hasta problemas para interrelacionarse con los demás.

Por otra parte, resulta esencial y primordial controlar el peso y el índice de masa corporal de uno; no solo por el bien del corazón, que también, sino además porque así se evita caer en el sobrepeso y la obesidad, soslayando además el peligro de tener unos niveles bajos de colesterol bueno.

Asimismo, es importante revisar periódicamente los niveles de colesterol que uno tenga, debiendo mantener a este en el valor deseable de colesterol que no supere los 200 mg/dl; y más cuando el peligro de un colesterol alto supone obstruir las arterias, aumentando así el riesgo de acabar sufriendo ataques al corazón o alguna enfermedad coronaria.

Apuntar, por último, que las personas con diabetes han de cumplir estrictamente con el seguimiento médico, pues esta patología

No hace sino duplicar el riesgo de padecer una dolencia que enferme la salud cardíaca, amén de que los altos niveles de azúcar en sangre acaban lastimando y deteriorando a los vasos sanguíneos conectados al corazón.

Es preferible, incluso, acercarse al centro de salud para que un sanitario evalúe el riesgo cardiovascular de uno, pudiendo darle pautas que contribuyan a cuidarse usted mejor, si fuera necesario, aprendiendo en el proceso a tratar mejor a su corazón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí