¿Cómo evitar los fraudes online? Aquí unos cuantos consejos

0

Insistentes llamadas telefónicas, asaltos tentativos al telefonillo… ni siquiera internet se libra de los fraudes online, ni de los usureros que gustan estafar.

El comercio online está en auge, lo que resulta ventajoso; pero junto a su incremento también se están disparando los fraudes online por internet, lo que a grandes términos se conoce como ciberdelincuencia. Ya sea por teléfono, o a las puertas de casa, o en un inocente cuestionario por internet… los ladrones no descansan, menos cuando de aprovecharse de los demás se trata, continuamente inventando métodos para embaucar hasta al más precavido.

¿Cómo se producen las estafas y los fraudes online?

Ser un consumidor digital no es malo, más teniendo en cuenta que hay que adaptarse a las nuevas tendencias. Pero es preciso mantenerse alerta y dejar la ingenuidad a un lado, apostando en todo momento por las compras seguras y las ventajas que trae consigo el mundo digital.

Con todo, es cierto que hay mucho ladrón suelto por ahí, especialmente en internet, escondidos tras la pantalla y su teclado, a la caza de beneficios obtenidos muy ilícitamente, a costa siempre de los demás.

Su actividad fraudulenta se presenta muchas veces de un modo sencillo. Enviando un correo electrónico o mensaje SMS o similar, hablando en calidad de una falsa entidad legítima, desde un banco hasta una compañía eléctrica, pasando incluso por correos.

La cuestión es robarle información privada al usuario, o pasar a infectar el dispositivo, directamente, acción que a fin de cuentas les permite lo mismo, es decir, hacerse con los datos personales. A decir verdad, no resulta difícil imaginar cómo llegan a infectar los dispositivos, pues en realidad se valen de archivos adjuntos ya infectados o de enlaces que redirigen a páginas engañosas.

Al afirmar que los fraudes online están aumentando nos referimos también a que ni las empresas se hallan libres de sufrir los ataques de los ciberdelincuentes, también llamados piratas informativos.

Un ataque que arremete también contra la privacidad de los individuos, ya que las entidades guardan el número de tarjeta enviado por el propio usuario, al registrarse en la web.

Los escamoteos de datos por internet son más frecuentes de lo que se cree y, por desgracia, mucho más comunes de lo que cabría desear, aun cuando las empresas intentan esconderlas por todos los medios bajo la alfombra de la realidad cuando les sucede a ellas.

Entonces, ¿cómo podemos evitar los fraudes online en la red?

Porque sí, es posible protegerse de los fraudes online o, como mínimo, de andar con pies de plomo en la red virtual. Lo primero, ante todo, es no dejar los datos personales en cualquier ordenador, menos en aquellos públicos o compartidos. Y es que el objetivo principal de los ciberdelincuentes es acceder a los datos de pago de los usuarios y, a partir de ahí, empezar a hacerse con su dinero.

Explicado ese punto, cobra mayor importancia el segundo consejo que les damos, y es la importancia de mantenerse atento con la información volcada en la red, evitando en todo momento facilitar a terceros o a páginas que no son de confianza las claves secretas de la tarjeta de crédito, números de autentificación recibidos por SMS ni ningún otro tipo de claves únicas.

Recomendable es también no responder a mensajes, WhatsApp ni e-mails extraños que además contengan archivos o enlaces adjuntos para abrir, aun cuando parezcan tener toda la apariencia de ser legítimos u oficiales. Ante la duda, mejor verificar, asegurándose así de que el remitente corresponde realmente a la entidad bajo la que se presenta.

En este sentido de desconfianza y suspicacia, otro consejo a seguir para evitar caer en las garras del fraude online es recelar del estilo de escritura del texto recibido. Si tiene faltas de ortografía o errores gramaticales, razón de más para desconfiar. Y es que los piratas informativos suelen emplear traductores automáticos, y raro es el traductor que no cometa erratas en la lengua que se le ha pedido convertir.

Otra táctica para mantenerse atento a los fraudes online es leer la URL de la página donde se ha entrado; si la barra de direcciones que figura en el navegador contiene el nombre de un sitio web y, aun así, no es su página oficial, es mejor optar por salir y cerrar la ventana, más cuando dicha URL figura con letras o símbolos añadidos.

La ciberdelincuencia actúa también como cargos de compra en la tarjeta, compras fraudulentas que figuran como informes autorizados, aun cuando uno no lo ha aprobado, siquiera. ¿Cómo actuar?

En tal caso es preciso comunicarlo inmediatamente a la entidad a la que uno pertenece, de modo que pueda bloquear esa tarjeta donde se ha efectuado el cargo y, así, continuar exponiéndose a robos posteriores.

Pero eso no es todo; también es importante denunciar ese cargo fraudulento a la policía o a la Guardia Civil y, con el documento de la denuncia ya interpuesta y firmada, reclamarle al banco la devolución de dicho cargo, independientemente de la cantidad sustraída, no en vano la ley de España presume de proteger al consumidor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí