¿Sabe cómo puede evitar los mareos si es mayor? Aprenda estos ejercicios que evitarán que estos se produzcan.

La importancia de la salud en la tercera edad.

Más del 80% de las personas sufre de algún mareo en cierto momento de su vida, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, mareos que generalmente suelen producirse en la tercera edad.

A juicio de esa misma asociación, la causa que más se repite en los mareos es el vértigo posicional paroxístico benigno, es decir, por un problema del oído interno que se genera tras mucho realizar movimientos de cabeza o cambios de postura. Por ello les presentamos el pódium de los mejores ejercicios recomendados para combatir el mareo en la tercera edad.

Porque ser mayor no es excusa para no intentar tener la salud a favor.

¿Las enfermedades se pueden detectar?

Antes de tratar una enfermedad, es necesario identificarla. Una vez que esto sucede, es hora de reconocer el patrón de su patología en los síntomas que sentimos. Con el vértigo posicional paroxístico benigno, mismamente, esto es posible. ¿cómo? Sencillo. Basta con girar a izquierda y derecha la cabeza, mirando por encima del hombro. Un gesto tan simple, ya veis, puede ayudar a librarse uno de los malos efectos concentrados en el oído interno, tras realizar movimientos de cabeza o cambios de postura.

1. Maniobra de Epley.

Esta es una maniobra reservada a hacer solo por expertos en fisioterapia. No obstante, la versión que os traemos es más sencilla, casera, e igualmente segura.

Empezad sentándoos en la cama, con las piernas estiradas y la cabeza girada 45 grados hacia el lado del oído afectado. ¿Hecho? Ahora recuéstense rápidamente en la cama, de forma que la almohada quede justo detrás de los hombros. En esa posición, contad 30 segundos. Luego Girad la cabeza 90 grados hacia el lado contrario al oído afectado, y volved a contar otros 30 segundos. Y después, para terminar, recuperad la posición inicial.

2. Ejercicio Brandt-Daroff.

Es sencillo, a pesar de su nombre enrevesado.

El ejercicio consiste sencillamente en acostarse de lado, con la cabeza erguida en un ángulo de 45 grados respecto a la cama, y permanecer 30 segundos así, justo en esa posición. Terminado el tiempo, hay que repetir la maniobra, pero recostados en la posición contraria. De nuevo con la cabeza levantada en un ángulo de 45 grados, y de nuevo esperando 30 segundos hasta parar.

Es muy recomendable hacer 5 series de este ejercicio, con una frecuencia de tres veces al día durante 2 semanas.

3. Practicando para controlar el equilibrio.

Aquí hay muchas opciones, diferentes ejercicios que poner en práctica.

Uno de ellos consiste en ponerse de pie, pero solo con una pierna, de modo que aguante todo el peso del cuerpo. En esa posición, aguantad 30 segundos, los ojos abiertos y la mente muy concentrada. Y finalmente repetid el ejercicio, con los ojos cerrados, esta vez. Y luego vuelta a empezar, hasta cinco veces con cada pierna.

Otro ejercicio bueno para mejorar el equilibrio y reducir los mareos, pasa por caminar de puntillas, en línea recta. ¡Nada más! Cuantas más veces se haga, más práctica se adquiere; y cuando eso pase, se recomienda hacerlo con los ojos cerrados.

¡Comparta!

Todos estos ejercicios pueden hacerse solo o acompañado, aunque hay que señalar que es muy importante contar con ayuda, básicamente para prevenir caídas y desmayos, tan frecuentes en personas que sufren de mareos causados por problemas en el oído interno.

¡Animense a compartir la información! Con padres o abuelos… con todas las personas mayores que conozcan, con toda esa gente que tienen la mala suerte de soportar mareos día sí y día también, dado que todos los ejercicios arriba mencionados les ayudarán verdaderamente a reducir los síntomas desagradables del vértigo posicional paroxístico benigno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí