¿Cómo fortalecer la musculatura del cuello? Consejos y ejercicios

0
Músculos del cuello, imagen cortesía Free 3D.

El cuello es una zona del cuerpo que uno tiende a olvidar hasta que empieza a quejarse. De ahí que ejercitarlo correctamente implique fortalecer la musculatura.

Si una mala postura y un giro brusco puede  acarrear dolor y molestias en el cuello, por no hablar de acumular tensión en la zona o levantar peso de forma inadecuada, por supuesto, practicar estos ejercicios para fortalecer la musculatura de dicha zona puede suponer decirle adiós a esos padecimientos físicos que dificultan el simple gesto de mover la cabeza con normalidad, complicando así el día a día.

¿Por qué es aconsejable mantener bien reforzados los músculos del cuello?

Un cuello sin molestias ni dolor es un cuello sano. Una fuente de bienestar físico que puede lograrse con solo cuidar y brindar el debido fortalecimiento de los músculos principales, esos cuya función esencial no es otra que sujetar la cabeza, por un lado, y proteger las bien estructuradas pero muy frágiles vértebras cervicales, por otra parte.

Prueba de lo importante que es fortalecer la musculatura es la insistencia, hecha reiterada recomendación, de médicos y fisioterapeutas sobre acudir a consulta de especialista cuando las molestias en el cuello se suceden con frecuencia o duran más de la cuenta, y más al tener una avanzada edad.

Y es que, si bien la mayor parte del origen del dolor de cuello está en una continua mala posición, dicha molestia también puede ser un síntoma de otras enfermedades mucho peores, como la artrosis o la artritis reumatoide, la meningitis o la hernia discal.

Por ello, mantener fuerte y reforzado al esplenio o al escaleno, al angular o al platisma, al esternocleidomastoideo y demás músculos que dan estructura al cuello es cuidarse en salud, básicamente, dándoles fortaleza para sostener mejor la cabeza bien recta, así como a salvaguardarla de futuras lesiones.

Entonces ¿cuál es la mejor manera de entrenar y fortalecer la musculatura del cuello?

El quid está en trabajar la zona mediante ejercicios específicos, y así lo expone SERMEF, la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física, que en su compendio de recomendaciones expone que son movimientos sencillos, isométricos en su mayoría, desde los que fomentan la resistencia para incrementar el esfuerzo, por ejemplo, hasta los que fueron diseñados para practicarse cuando no hay molestias en la zona. Todos, en cualquier caso, están pensados para prevenir las futuras y posibles molestias.

Tal es el caso de las flexiones isométricas, mismamente, las cuales pueden realizarse estando sentado o de pie. ¿De qué manera?

Posicionando la barbilla hacia abajo, ligeramente, y colocando las manos apoyadas en la frente; la cuestión de este ejercicio para fortalecer la musculatura del cuello es empujar hacia adelante con la cabeza, con las manos intentando evitar y contrarrestar el movimiento, y mantener la pugna durante un mínimo de 5 segundos y un máximo de 10.

Las inclinaciones laterales, por su parte, también están concebidas para ayudar a fortalecer la musculatura del cuello, y su ejercitación es muy similar a la del primer ejemplo.

El gesto aquí es el mismo que el realizado con las flexiones isométricas, con la diferencia de que una de las manos se debe colocar en un lateral de la cabeza, justo a la altura de la sien.

Se trata de intentar inclinar la cabeza a un lado, mientras al mismo tiempo se intenta impedir dicha inclinación con la mano. Según los especialistas de SERMEF, este ejercicio se debe realizar alternativamente, primero a la derecha y luego a la izquierda o viceversa.

De igual forma, otro buen ejercicio para ayudar a fortalecer la musculatura del cuello es el estiramiento en extensión, el cual consiste en intentar estirar el cuello todo lo que uno pueda, siempre en todas las diferentes direcciones, hasta consumar un giro completo de derecha e izquierda y de arriba abajo; primero en el sentido de las agujas del reloj y luego, al contrario; y siempre despacio, con cuidado de marcar el movimiento.

El último de esta lista de ejercicios prácticos varias veces recomendado es el llamado ‘elevación y descenso de los hombros’, los cuales se centran especialmente en fortalecer la musculatura de los trapecios, trabajando al mismo tiempo con el cuello y la espalda.

¿Cómo se hace?

Estando de pie, con los hombros relajados; según la recomendación de SERMEF, hay que tirar de ellos hacia arriba, manteniendo después la postura durante el máximo tiempo que uno pueda. Después hay que hacer el inverso, descendiendo al máximo y aguantando en esa postura durante unos segundos.

Este ejercicio, además, permite intensificar el esfuerzo del entrenamiento, con solo recurrir al truco de sujetar una mancuerna en cada mano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí