¿Cómo mermar el riesgo de contagio en vacaciones?

0

El riesgo de contagio por Covid no es menor al irse de vacaciones, aunque conocer unas medidas extra de prevención viene bien. ¿Quieres saber cuáles son?

No por mucho viajar desaparece el riesgo de contagio

Mientras el segundo verano con Covid-19 alcanza su ecuador, y una quinta ola de la pandemia continúa sometiendo a España a golpe de riesgo de contagio, los días de vacaciones se suceden y muchos son quienes no quieren desperdiciar la oportunidad de salir, desconectar, darse un baño de playa y turismo.

Lo que se pasa por alto, es que seguridad, vacaciones y Covid son conceptos que parecen estar bastante reñidos entre sí. Porque, ¿cómo de seguro es ir a sitios concurridos, la playa y piscina, por ejemplo, cuando el Coronavirus está dejando claro que no tiene intención de parar su transmisión? Conozcamos en este artículo el riesgo de contagio que guardan exactamente cada una de estas actividades al ejecutarse en exteriores

¿Puede uno contagiarse de Coronavirus al estar sin mascarilla al aire libre?

Empaquetar la seguridad al irse de vacaciones debe ser lo primero. Según estudios e investigaciones, el riesgo de acabar infectándose por Coronavirus si uno permanece al aire libre es generalmente muy limitado. Que la mayoría de Los gobiernos permitan que sus ciudadanos se liberen de las mascarillas cuando están en la calle, a distancia prudencial de otras personas no convivientes, lo corrobora. Estudios recientes apuntan, de hecho, a una estadística de 1 frente a 1.000.

Esto significa que salir a pasear, tomar el sol, bailar al calor de los rayos solares, asistir a una sesión de cine bajo las estrellas, hacer deporte en la playa, el parque, la montaña u otro espacio abierto… son actividades seguras, relativamente.

Pero he aquí el quid: que esta certeza es relativa. Y es que incluso al aire libre puede producirse ocasiones de contagio, por muy raramente que se den. ¿¡Y cuándo, exactamente!?

En toda posible oportunidad de contagio siempre influyen dos variantes muy importantes que luego pueden inclinar la balanza hacia la transmisión final del virus: una, la distancia; otra, el tiempo de permanencia. Porque incluso al aire libre puede haber ocasiones y riesgo de contagio, dependiendo siempre de la pulcritud con que se respeten ambas variantes de distancia y tiempo de permanencia.

Pensadlo bien. ¿Por qué si no ambas variantes tienen garantizado sus propios capítulos, muy principales, muy repetidos y muy machacados en cualquier lección de prevención contra el Coronavirus? Permanecer frente a una persona infectada que habla durante más de 15 minutos a menos de un metro y medio de distancia, eleva las posibilidades de contagio en unas proporciones nada despreciables.

El viento y los rayos ultravioleta, murallas de contención del Coronavirus

En este sentido, existen factores medioambientales que pueden ayudar a minimizar el contagio, o al menos sus posibilidades. Los rayos ultravioletas, por ejemplo, e incluso el propio viento.

En el caso de Los rayos ultravioleta que alcanzan la Tierra, ya sean de categoría A o B, son capaces de inactivar el virus con su potencia en apenas decenas de segundos; un tiempo rápido, sí, ciertamente, pero que, sin embargo, tampoco sirve para saber al cien por cien si ha sido suficiente o no para evitar el contagio durante esa corta distancia que se ha mantenido.

En lo que respecta al viento, cabe señalar que sus diferentes grados de intensidad y sus variadas direcciones consiguen diluir la concentración del virus en un mismo lugar (pero no eliminarla del todo) arreándole después el mismo trato de esparcimiento que le da al polvo fino. En este sentido, la brisa marina, tan presente en playas, paseos marítimos y acantilados, ayuda a que no obstante se propague el virus; reduce la posible dosis inhalada, sí, pero sólo es una reducción, si se compara con una exposición similar en ausencia de viento.

Crece así la importancia del uso de las mascarillas

Desde el 26 de junio ya no es obligatorio llevar mascarillas al aire libre; claro que eso sólo es en España. Cada país de la Unión Europea, en cambio, mantiene su propia opinión reglada y legislada de esta restricción, que no tiene por qué coincidir con la que se impone a título de decreto real por aquí.

Por lo tanto, asumiendo un escenario al aire libre donde el uso de la mascarilla brilla por su ausencia, y donde las personas presentes ni estén vacunadas de Covid-19 o estén en una fase intermedia por alcanzar la pauta completa de inmunización con otra dosis de refuerzo, podemos alertar de que el riesgo de contagio por Coronavirus aumenta cuando hacemos ciertas actividades en el exterior, sin mascarilla.

El riesgo de contagio de baños, mares y piscinas

Al estar tumbados al sol, a menos de metro y medio de distancia del vecino, manteniendo una charla entre ambos. ¿Y por qué el riesgo de contagio, que tiende a ser casi nulo al aire libre, se dispara un poco al hablar a centímetros de distancia? Porque al hablar se exhalan gotas de saliva, se emiten más aerosoles. Por ello es mejor mantener la boca cerrada a tan poca distancia, en caso de no poder garantizar la distancia de seguridad, por deprimente o difícil que resulte.

En escenarios como el mar y la piscina, por ejemplo, es poco probable que el coronavirus liberado por una persona infectada que haya nadado por ahí sobreviva, ciertamente, pues los rayos ultravioletas, la condición de viricida del cloro, la salinidad del agua y las corrientes que se crean con la ondulación y el movimiento se encargan de dispersar rápidamente la carga viral.

En cualquier caso, es igual de importante recordar las normas (por propia auto prevención, básicamente) y mantener una distancia de al menos medio metro con el resto de bañistas.

Por su parte, los vestuarios y cambiadores tampoco resultan una buena barrera frente al Coronavirus, ya que son cubículos muy pequeños en cuyo interior se pasa poco tiempo, cierto, pero que cualquier aerosol liberado por quienes han estado antes allí no se dispersa… hasta que no se abra la puerta y entre el viento a hacer su función expansiva y aireada. Sólo entonces puede considerarse casi nulo el riesgo de contagio.

Deporte al aire libre

No importa si estamos en la playa, en el parque, en un espacio natural o en un sendero de montaña aorillado con un lago o cascada natural. Las actividades deportivas como el fitness, el spinning, el tenis e incluso la danza… requieren un mayor esfuerzo cardiovascular, con su consiguiente aumento de gotitas y aerosoles. Con una distancia de metro y medio de por medio, realizar estos deportes al aire libre sin mascarilla es casi seguro, no obstante, ya que el aerosol en exteriores tiende a dispersarse.

Otros deportes de equipo como el baloncesto o el fútbol exigen más contacto entre sus jugadores y, por tanto, se hace casi imposible mantener una distancia de seguridad al realizarlos. Los tiempos en los que los deportistas permanecen muy cerca son cortos, en contraposición, limitando en consecuencia el riesgo de contagio que, con la distancia física, en cambio, no se puede cumplir.

¿Y qué ocurre en una barra de bar, en la ventanilla de un chiringuito o caseta de quiosco, o en el restaurante con un mostrador externo?

Hacer el pedido de lo que se va a consumir requiere poco tiempo; diez segundos, si acaso. De todas formas, es importante guardar igualmente la distancia de metro y medio, pues respetándolo, los riesgos son insignificantes. A una distancia más corta, de centímetros, únicamente, el riesgo de contagio sigue siendo limitado, bien es cierto. Pero los tornos cambian y el riesgo de contagio se dispara si la conversación se prolonga a un minuto o más.

Por tanto, siempre hay que guardar esa distancia reglamentaria, por incómodo que pueda resultar a veces, pues lo importante es mantenerse a salvo y evitar que las posibilidades de transmisión cambien del «nulo» al «nada despreciable».

¿Cuáles son las actividades con más riesgo de contagio en el exterior?

Almorzar, comer o picar algo en la terraza de un restaurante es, quizá, una de las actividades de mayor riesgo; por la sencilla razón de que la exposición a los factores antes mencionados se prolonga, sumado al hecho de que las distancias se reducen.

Por supuesto, cuanta mayor sea la distancia entre comensales, más disminuirá el riesgo de contagio entre el infectado y quienes compartan su mesa, que aún pueden librarse del virus. Si la separación es de más de metro y medio, el peligro es verdaderamente insignificante.

El tiempo en que se prolongue la conversación ante una mesa y sin llevar mascarilla también influye, pues no es lo mismo una charla de 15 minutos o menos, por ejemplo, que una conversación sin mascarilla de media hora, mismamente.

Un son aún más peligroso retumba en los eventos al aire libre. Ir a un concierto, al cine o incluso a un mitin al aire libre no son actividades que hagan disparar las alarmas de peligro por contagio, la verdad; siempre y cuando, por supuesto, la consabida distancia de seguridad se respete a rajatabla.

Si es un cine, por ejemplo, donde se tiende más a escuchar la película que a hablar con el vecino, el riesgo es menor, e incluso se podría reducir medio metro o así la separación con el compañero. Algo que no es en absoluto recomendable en los conciertos, mismamente, donde el impulso es brincar y bailar y cantar a viva voz al son de lo que atruene en los altavoces, reduciendo en cada salto la distancia de seguridad, aun sin proponérselo.

En este sentido, las discotecas también son peligrosas, por muy en exteriores en los que se mantenga esparcido su espacio concebido. El hecho de estar hablando, cantando y sudando todos juntos durante horas, convierte el escenario de cualquier discoteca en un ambiente inseguro.

Seguridad, vacaciones y Covid. ¿Cómo se entienden estos conceptos?

Los seres humanos no estamos hechos para vivir en una burbuja, no; pero sí estamos hechos para pensar, razonar, tantear opciones, tomar las mejores decisiones, y prevenirnos por pura sensatez. Con mayor razón, cuando se trata de las vacaciones, hechas para disfrutar, no para lamentarse a posterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí