Cómo organizar unas vacaciones accesibles

0
Vacaciones accesibles playa
Imagen cedida por Lonely Taws.

Organizar unas vacaciones accesibles puede resultar una tarea ardua, pero no imposible.  

Tener una discapacidad no implica tener que renunciar a un buen viaje. Las opciones son más restringidas, pero organizar unas vacaciones accesibles es posible si se planean con antelación. De hecho, en función del presupuesto se puede recurrir a sitios especializados cerrados en los que el viajero solo tiene que disfrutar. Accesitravel, Ocio y Turismo Accesibles, Vavava o Triana Viajes Accesibles son algunos de ellos.

Otra opción es ir por libre y diseñar un viaje propio. A la hora de elegir un destino accesible, las personas con discapacidad se pueden inspirar en el Premio Access City Award. Este galardón distingue a las ciudades más accesibles de Europa. Entre ellas se encuentran algunas españolas, como Ávila, Burgos, Barcelona, Castellón de la Plana, Logroño, Málaga, Pamplona o Santander. Este 2021 el galardón ha sido para Bremerhaven, en Alemania. Otras son Lyon (Francia), Dublín (Alemania), Helsinki (Finlandia), Liubliana (Eslovenia), etc.  

Respecto al transporte, cada medio y compañía tienen sus normas. Por ello, lo más recomendable es consultar bien antes de contratar el viaje toda la información respecto a accesos, plazas accesibles, baños adaptados, etcétera.

En el caso del avión, hay que reservar el servicio de asistencia en el aeropuerto con 48 horas de antelación. Además, hay que rellenar un formulario INCAD (INCapacited passengers handling ADvice) o MEDIF, destinado al médico de la compañía aérea. Si se viaja a menudo, en las grandes compañías se puede utilizar la tarjeta FREMEC (FREquent traveller MEdical Card), que tiene una duración máxima de cinco años.

En cuanto a los autobuses, la reserva del servicio de asistencia tiene que hacerse 36 horas antes. Si el viaje se va a realizar en coche, dentro de Europa se reconoce la Tarjeta Europea de Estacionamiento para personas con discapacidad.

Alojamientos no tan accesibles

Finalmente, está el alojamiento. En Internet se pueden encontrar numerosas opciones, aunque no todas son tan accesibles como prometían. Es decir, pueden tener ascensores y baños adaptados, pero también relieves inaccesibles para una silla de ruedas en las habitaciones. Por ejemplo, en el acceso a una terraza. Para evitar disgustos de última hora, es aconsejable hacer una buena investigación online. Y después, una ronda telefónica para asegurar que el establecimiento con accesibilidad total. Se recomienda también empezar a buscar alojamientos con al menos 9 meses de antelación.   

En cualquier caso, existen blogs y sitios especializados en viajes para personas con discapacidad como Silleros Viajeros, Viajes Adaptados o Equalitas Vitae, donde ampliar información y encontrar consejos y ofertas para unas buenas vacaciones accesibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí