¿Conoce el síndrome de la clase turista?

0
Las vacaciones y los viajes, cuando son en avión, para personas que se desplazan en silla de ruedas exigen una minuciosa planificación; y disponer siempre de suficiente tiempo antes de la hora del embarque
Pasajero con movilidad reducida. Foto:©Iberia

El llamado síndrome del turista se produce por la formación de trombos que dificultan el riego sanguíneo. Sepa cómo evitarlo.

El mes de julio da sus últimos coletazos y deja paso a agosto, el periodo estelar donde la mayoría de las personas aprovecha para coger la maleta e irse de vacaciones. Tanto es así que la compañía aérea AENA calcula un tránsito de unos 30 millones de personas solamente en el octavo mes del año.

El llamado síndrome del turista se produce por la formación de trombos que dificultan el riego sanguíneo. Sepa cómo evitarlo

Si el otro día les hablábamos del denominado ‘efecto elefante’, hoy lo hacemos de un síndrome que alcanza su apogeo durante la época estival. ¿Su nombre? síndrome del turista, que va adosado a la formación de trombos que dificultan el riego sanguíneo con el enorme peligro que esto supone para nuestra salud.

El síndrome del turista, muy presente en los aviones al cubrir trayectos largos.

¿Cuándo se produce el síndrome del turista?

Dicho síndrome se produce en viajes largos, generalmente en avión, aunque puede ocurrir lo mismo en otros medios de transporte como los trenes o los coches, cuando la persona permanece sentada durante muchas horas. Esto provoca que se dificulte la ascensión de la sangre hacia el corazón, lo que incrementa la presión sobre los tejidos y también contribuye a reducir el flujo sanguíneo de retorno, lo que puede provocar coágulos que desemboquen en un cuadro de salud grave cuando nos levantemos del asiento merced a una embolia pulmonar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que cuando un viaje dura más de seis horas se duplica el riesgo de sufrir una trombosis venosa

¿Cuáles son sus síntomas? ¿A quiénes afecta más?

La falta de aire, ansiedad, mareos, dolor torácico, tos con sangre y molestias en las piernas: calor, inflamación, hormigueo, dolor, enrojecimiento… son algunos de los síntomas a tener en cuenta sobre todo en las personas mayores, las embarazadas, quienes padezcan enfermedades del corazón o hipertensión; así como los que hayan sido operados recientemente o se traten con estrógenos y anticonceptivos orales como la píldora.

Muchos de los afectados no suelen presentar síntomas, por lo que resulta difícil detectar el síndrome del turista

¿Cómo podemos evitarlo?

Para evitarlo, los expertos recomiendan

«-Utilizar ropa y calzado cómodo. Evitar que este apriete.

– Pasear cada hora y media o dos horas.

 – Evitar cruzar las extremidades o quedarse dormido con una pierna encima de otra.

– Beber pequeñas cantidades de agua a lo largo de todo el vuelo y evitar tomar alcohol y sedantes.

– Realizar círculos con los tobillos: girando uno en el sentido de las agujas del reloj y el otro al contrario, con la punta de los pies en el suelo y los talones alzados.

– Hacer flexiones de pie, apoyando el talón en el suelo y levantando la punta hacia arriba.

– Levantar la rodilla. Con la espalda apoyada en el respaldo sube una de las piernas a media altura con la rodilla flexionada al mismo tiempo que contraes el muslo. Baja la pierna relajando el músculo y repite el ejercicio con la otra pierna».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí