Coronasomnia, cuando las preocupaciones dificultan el sueño

0

¿Cómo abrazarse al sueño por la noche, pese a esas preocupaciones diarias que entorpecen la salud y al bienestar en forma de coronasomnia? Le aconsejamos cómo.

A los problemas personales, familiares y laborales se suman las tensiones sociales, políticas y económicas, véase la pandemia por el coronavirus o el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, degenerando ambos en una crisis que ha sembrado incertidumbre entre la población, lo que a su vez ha cosechado mucha alteración entre los hábitos de vida de las personas, propiciando la aparición de la coronasomnia.

¿En qué consiste este fenómeno?

Es una teoría bien sabida, en una lección muy machacada los beneficios del descanso justo y de conseguir un sueño reparador; no en vano el dormir bien es sinónimo de salud. El problema aparece con los problemas, valga la redundancia, esos obstáculos que se cuelan en la mente en forma de pensamientos insidiosos y molestas preocupaciones, que además obstaculizan seriamente la posibilidad de conciliar el sueño durante la noche.

Según afirmaciones de los datos del estudio ‘Cigna 360 Well-Being Survey’, el 35 por ciento de los españoles no duermen lo suficiente. En este sentido, la Coronasomnia se presenta, en palabras llanas, como la incapacidad para conciliar el sueño, entre tanta lluvia de pesares rociados por las angustias de la pandemia.

«La incertidumbre o la alteración de nuestros hábitos de vida que trajo consigo el coronavirus hace ya dos años, junto con el miedo a la enfermedad o el aislamiento, derivaron en trastornos como la tristeza, el desánimo, la apatía; impactando negativamente en la salud integral de las personas y propiciando la aparición de la coronasomnia, es decir, la incapacidad para conciliar el sueño debido a las angustias de la pandemia», hizo ver María Sánchez, del e-Health Medical Manager de Cigna España.

Al feo caldo de sopa causado por la inestabilidad global habría que añadirle la llegada de la primavera; un ingrediente pequeño, pero aun así influyente, que exige la adaptación a las nuevas condiciones de luminosidad y de temperatura, y el acomodo a la incidencia de las alergias que cada año trae consigo esta estación. Hablamos de un periodo temporal que induce a estar más irritables por haber dormido mal o peor, y que descarga en la espalda otra losa extra de fatiga y desmotivación.

«Aunque ahora las causas de estas dificultades para dormir sean distintas y estén impulsadas por motivos sociopolíticos, los efectos en nuestro bienestar son los mismos y, como resultado, afectan a nuestra calidad de sueño».

Como consecuencia de todo ello, la gente con coronasomnia sufre agotamiento, ataques de mal genio, ramalazos de dolores de cabeza, y una manifiesta dificultad para concentrarse y/o recordar cosas simples. Amén, cómo no, de enfrentarse a un desgaste de su sistema inmunitario, un empeoramiento de su actividad cerebral, y un incremento del riesgo de acabar padeciendo uno o más trastornos mentales.

¿Cómo se puede combatir la coronasomnia?

Pese a ello, sentarse a lamentarse no es una opción; o no es la más efectiva, por lo menos. Mejor es decantarse por los consejos recomendados por los especialistas de Cigna España, seguirlos e intentar así superar la Coronasomnia y su problemática de descanso, sueño y reparo.

El primer consejo de estos profesionales contra esta suerte de insomnio pasa, de hecho, por aprender a manejar el exceso de esa información con carga emocional negativa, señalando que una constante exposición a las noticias puede llegar a provocar fatiga informativa y, por ende, afectar a la calidad y a la cantidad de sueño.

¿Cómo puede esquivar este obstáculo contra el descanso reparador?

Dosificando la información que se recibe, a juicio de los expertos; ello implica elegir una franja horaria para prestar atención a las noticias de los medios de comunicación, en lugar de escucharlas todas; escoger una fuente de información fiable también es muy recomendable, igual que el realizar esas actividades que entretienen la mente.

Una segunda táctica para rehuir el insomnio nocturno consiste en fortalecer los vínculos sociales a través de amigos o familiares; en este sentido, los expertos alegan que las relaciones interpersonales son una buena y fundamental vía de escape para superar momentos de estrés o ansiedad.

Después de todo, compartir los malos momentos con alguien cercano, contribuye no solo a controlar la inestabilidad emocional, sino que también ayuda a tener una mente más despejada y relajada, allanando el camino para una mejor conciliación del sueño.

Otra almohada para caer mejor en los brazos de Morfeo implica apostar por un patrón de sueño saludable, a juicio de lo que aconsejan los expertos. Empezando por conseguir acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, por ejemplo, fines de semana incluidos, y renunciar al uso de televisores y dispositivos móviles.

¿Cuál es el objetivo? Acostumbrarle al cuerpo a que se anticipe horas antes de irse a acostar, preparando al organismo para aprovecharla lo mejor posible.

Porque decirle adiós a la coronasomnia se puede lograr

Una opción igualmente válida en la apuesta para quitarle poder a la coronasomnia pasa por establecer una rutina de autocuidado, física y emocional e intelectualmente hablando, ya que la constante conexión con el exterior es una hoja de doble filo que a veces genera situaciones de ansiedad y/o estrés.

Para estos entendidos en la materia, fomentar el autocuidado significa tener una mayor tranquilidad, sentirse mejor, desarrollar o agudizar las capacidades para hacer frente a los desafíos de la vida diaria, mejorando así y a la larga la calidad del sueño.

Otro de los consejos que vierten estos expertos basa su recomendación en centrarse en la respiración, a fin de olvidar las preocupaciones acumuladas durante el día, a la vista de que estos ejercicios ayudan a calmar las tensiones de la jornada, a relajar el cuerpo y, por consiguiente, también a dormirse más rápido.

Este aprendizaje a una respiración controlada combate tanto al insomnio como a la lucha contra el estrés, apostando en su lugar por mejorar la atención, el metabolismo y las digestiones.

El último consejo que dedican los expertos a quitarle hierro a la coronasomnia es la hidratación, una buena hidratación. ¿Para qué? A fin de contrarrestar la subida de temperaturas, más si se tiene en cuenta que a mayor calor, más sudor y, por consiguiente, también mayor pérdida de agua corporal, algo que facilita la sensación de cansancio y agotamiento.

¿Vale con cualquier bebida? Ciertamente no; las bebidas estimulantes pueden dificultar aún más la conciliación del sueño en la noche, potenciando la fatiga diurna. Es por ello por lo que los profesionales recomiendan hidratarse con agua, únicamente, renunciando a tomar café o té u otro excitante similar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí