Virus corona: la advertencia de la OMS sobre la covid persistente

0

Así fue como la Organización Mundial de la Salud alertó por primera vez ya en 2020 de la covid persistente, también llamada long covid.

El covid persistente, long covid o coronavirus a largo plazo… (nombres sobran para esta enfermedad) apareció en el panorama sanitario en el primer trimestre del 2020, con la pandemia del Covid-19 —aun cuando su presencia no se advirtió hasta meses después—. Con razón, si se tiene en cuenta que se caracteriza por unos síntomas constantes que se dilatan en el tiempo.

¿Cuándo advirtió la OMS de esta infección?

El coronavirus a largo plazo, es decir, la covid persistente puede darse incluso en personas que no han estado hospitalizadas por una infección del virus SARS-CoV-2, una cualidad clave de la enfermedad que hizo sospechar a la OMS, la Organización Mundial de la Salud, acerca de la persistencia de este mal patológico.

Fue por ello por lo que el director general de la entidad sanitaria de Naciones Unidas, Tedros Adhanom Ghebreyesus, alertó de que muchos pacientes con Covid-19 tienden a experimentar efectos graves a largo plazo, independientemente de que hayan estado o no hospitalizados por una infección de coronavirus.

Y si bien, en el momento en el que lanzó la advertencia la OMS, desconocía el porcentaje de personas que continúan experimentando síntomas del coronavirus una vez superada la enfermedad, padeciéndolo en carne propia como efectos graves del Covid-19, Tedros recordó, no obstante, que muchas personas padecen complicaciones «persistentes», debido precisamente a un coronavirus a largo plazo.

«Es realmente preocupante el amplio espectro de síntomas que fluctúan con el tiempo, los cuales a menudo se superponen y pueden afectar cualquier sistema en el cuerpo», alertó el titular general de la OMS, antes de pasar a desglosar que los síntomas habituales del Covid Persistente son variados.

¿Por qué es preocupante el coronavirus a largo plazo?

Tan dispares son sus signos que en su lista se engloban la fatiga, la tos y una dificultad para respirar; sin olvidar, cómo no, la aparición de inflamación y lesión en los pulmones y en el corazón y en otros órganos principales, y el padecimiento de otros efectos secundarios, como neurológicos y psicológicos.

Tras escuchar el testimonio de varios pacientes que superaron el coronavirus y, sin embargo, siguieron experimentando secuelas importantes por el virus, Tedros no vaciló en dirigirse a los Gobiernos internacionales de todo el mundo para solicitarles conciencia.

Con esta petición, les instó a ser conscientes de que el coronavirus sí puede tener efectos graves a largo plazo, de modo que es su obligación, como Ejecutivos del Estado, garantizar el acceso a la salud a todos los pacientes de sus respectivos países, incluyendo en el espectro de auxilio especializado a los servicios de la rehabilitación y de la Atención Primaria.

«Este virus plantea un riesgo importante y estas personas necesitan una atención a largo plazo para recuperarse completamente, lo que evidencia que la inmunidad de grupo no es eficaz y provocaría un número muy importante de personas que tendría que enfrentarse a una larga recuperación», apostilló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí