Ante el retorno a las clases presenciales que se produce esta semana escalonadamente, el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) demanda un control exhaustivo de los protocolos de prevención de contagio por COVID entre el alumnado.

El CEDDD valora positivamente el retorno a las aulas tras las consecuencias negativas que tuvo la enseñanza online para menores con discapacidad y menores en situación de exclusión social, a lo largo del pasado curso.

Los escolares retornan a la escuela y lo hacen en un escenario diferente: con ratios por aula pre-pandémicas, con el uso de mascarilla y con algunas licencias como el contacto restringido durante el tiempo de recreo con otros alumnos perteneciente a grupos burbuja diferentes al suyo.

El Consejo destaca los esfuerzos realizados por educadores y estudiantes por retomar la actividad cien por cien presencial en los colegios; y echando la vista atrás hace balance de lo que ha supuesto la educación online tanto para los alumnos de educación especial como los de educación ordinaria.

La enseñanza en línea subrayó la brecha digital

El CEDDD, en línea con uno de sus mayores colaboradores, la Federación Española de Familias Numerosas, recuerda los inconvenientes de la enseñanza online, especialmente para las familias con menores con discapacidad, o las que se encuentran en riesgo de exclusión social. Al no garantizarse el acceso a las nuevas tecnologías, el nivel académico se vio afectado.

La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE) destaca la importancia que han tenido los Centros de Educación Especial (CEE).

«Buscando alternativas para no perder el contacto con los alumnos en el confinamiento, llegando a visitar en domicilio al alumno que no conseguía aceptar el aislamiento y superando exitosamente el curso escolar, con total constancia y perseverancia en el protocolo establecido, con la dificultad que presenta la distancia con este alumnado», apuntan desde FSIE.

Por su parte, la Asociación Nacional de Centros de Educación Especial (ANCEE) destaca el esfuerzo de los profesionales de estos centros durante la pandemia, y califica de «ejemplar» el comportamiento del alumnado.

Solo con esta suma de esfuerzos ha sido posible tener la escasa incidencia que ha registrado el sector desde los orígenes de la pandemia, asevera Julián Ruíz, presidente de ANCEE.

Empleándose a fondo por la inclusión

Con el nuevo año académico arranca también un nuevo curso de formación para el empleo e inclusión en Fundación Oxiria, que trabaja con jóvenes con discapacidad intelectual.

El programa, de dos años de duración, es un título propio del Instituto Superior de Estudios Profesionales (ISEP CEU): «Gestiones comerciales y actividades auxiliares en Floristería».

Ana Arroyo, presidenta Oxiria asegura que a estás alturas «todo el equipo docente está ya a pleno rendimiento preparando lo que sin duda será un gran año y esperando con muchísima ilusión a todos nuestros alumnos, los cuales están deseando volver, como ya hicieron el curso pasado, presencialmente a las aulas y al taller con todos sus compañeros».

De otro lado, en la Asociación de Ayuda a la Dependencia y Enfermedades Raras de Castilla y León también se preparan para retomar las clases. Y este curso lo hacen con «asignaturas pendientes» como su demanda de que se apliquen las mismas ratios por aula, tanto en los centros de educación ordinaria, como en los de educación especial.

Además, la asociación vuelve con más reivindicaciones: que se tenga en cuenta el entorno familiar de los estudiantes con discapacidad; y que se fomenten programas de apoyo para aliviar la carga psicológica y física que arrrastran los cuidadores, en su mayoría, las madres. 

Guía para la prevención de contagios

La mejora de la calidad de vida de los menores con enfermedad neuromuscular y mitocondrial y de su entorno familiar es el objetivo de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou.

Ante el retorno a las clases presenciales que se produce esta semana el CEDDD demanda un control de los protocolos de prevención de contagio por covid.
Niña en centro escolar. Foto: Fundación Ana Carolina Díez Mahou

Para la entidad la vuelta al cole debe ser cien por cien segura, especialmente para estos niños. Y en un intento por simplificar los protocolos de actuación, esta Fundación «ha hecho los deberes» y ha elaborado una detallada Guía para la prevención de la COVID-19 en los colegios. Se la ofrecemos a continuación:

·        Los alumnos se benefician de la enseñanza presencial, y volver de forma segura a los colegios presencial debe ser una prioridad.

·        La vacunación es la principal estrategia de prevención de la salud para terminar con la pandemia de la COVID-19. Promover la vacunación puede ayudar a los colegios a volver de forma segura a la enseñanza presencial y a las actividades extracurriculares y deportivas.

·        Debido a la variante delta en circulación y altamente contagiosa, se recomienda el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los alumnos de dos años o más de edad, miembros del personal, maestros y visitas de los colegios, independientemente de su estado de vacunación.

·        Además del uso universal de mascarillas en espacios cerrados, se recomiendan que los colegios mantengan al menos un metro de distancia física entre los alumnos dentro de los salones de clase para reducir el riesgo de transmisión. Cuando no sea posible mantener una distancia física de al menos un metro, como cuando los colegios no pueden reabrir totalmente y, a la vez, mantener estas distancias, es sumamente importante poner en práctica varias estrategias preventivas adicionales, como las pruebas de detección de la infección.

·        La realización de pruebas de evaluación, la ventilación, el lavado de manos y el protocolo de higiene respiratoria, quedarse en casa si está enfermo y hacerse una prueba de detección, llevar a cabo el rastreo de contactos en combinación con la cuarentena y el aislamiento, y la limpieza y desinfección también son medidas importantes de prevención para garantizar la seguridad en los colegios.

·        Los alumnos, maestros y miembros del personal deben quedarse en casa si tienen signos de alguna enfermedad infecciosa, además de ser remitidos a sus médicos para realizarse una prueba de detección y recibir la atención necesaria.

·        Los colegios que atienden a niños menores de 12 años de edad que no son susceptibles de vacunarse en este momento, deben hacer hincapié en las estrategias de prevención para proteger a los alumnos, maestros, miembros del personal, visitantes y familiares, para mantener las clases presenciales.

·        Las diferentes instituciones deben monitorizar la transmisión, la cobertura de vacunación, la realización de pruebas de evaluación y la aparición de brotes a la hora de tomar decisiones sobre el nivel de estrategias de prevención.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí