#CovidPersistente: alcanza a niños y adolescentes

0

Publicidad

FactorEnergía

El Covid Persistente continúa siendo una dolencia mal reconocida por las autoridades, que encima se torna epidemia invisible cuando se trata de niños.

El Covid Persistente es invisible (o casi) entre los niños. Una noticia tan mala como buena, por incongruente que parezca. ¿Y por qué lo decimos? Porque los resultados de un estudio reciente estiman que un 4,4% de casos de Coronavirus padecidos por pacientes entre los cinco y los 17 años continuarán con síntomas, aun pasadas cuatro semanas de contraer la enfermedad.

El Long Covid extiende sus alas hacia los más jóvenes

625.739 personas se han contagiado del virus SARS-CoV-2 en España, y eso sólo durante el mes de julio. Mientras, se estima que un 10% de casos de contagio por Coronavirus en toda la población general puede llegar a desarrollar Covid persistente, el mismo que los ingleses llaman Long Covid.

Un porcentaje que podría bajar hasta el 4,4%, tratándose de niños, según el estudio publicado el pasado 3 de agosto en The Lancet Child & Adolescent Health. La investigación, cuyo ámbito de muestreo se ha basado únicamente en Reino Unido, ha mostrado que «la enfermedad de larga duración tras una infección por SARS-CoV-2 parece menos común en niños que en adultos», lo que es un alivio dentro de lo malo.

Más aún; el 98,2% de los niños estudiados en dicha investigación han podido recuperarse de los síntomas y efectos del Coronavirus pasadas ocho semanas, según indica el propio estudio, aun cuando eran niños que habían superado la infección de forma sintomática. Persiste, no obstante, un pequeño porcentaje de niños y adolescentes que sí se verá afectado por las largas secuelas del Covid Persistente.

Publicidad

GrupoSifu - Seguros de ti - Seguros para particulares

Tras hacer un seguimiento de 1.734 menores contagiados, , cuyas edades comprendían entre los cinco y los 17 años, las conclusiones del estudio británico han sido tan claras como desalentadoras: «algunos niños (4,4%) experimentaron síntomas después de cuatro semanas, con una media de dos síntomas persistentes», entre los cuales destacan «la fatiga, el dolor de cabeza y la pérdida del sentido del olfato», dijeron.

La noticia es mala, porque el Covid Persistente es una patología que deja secuelas durante meses, ese amigo indeseado que llega para nunca volver a irse;  y buena al mismo tiempo, porque dentro de lo malo, el porcentaje de niños con Covid persistente es (y continuará siendo) pequeño.

Covid Persistente: la historia que recién está empezando a escribirse

La parte más negra de esta perspectiva es que los resultados extraídos del estudio británico son fácilmente extrapolables a otras naciones, empezando por España. A ello se suma que con la transmisión descontrolada que actualmente sufren los menores en España con la quinta ola, aún activa, es que esa leve proporción, por pequeño que sea su porcentaje estadístico, podría traducirse en miles de niños y adolescentes que se enfrentarán con la dificultad de empezar el nuevo curso escolar con problemas físicos o cognitivos.

Más aún; muchos de ellos no sabrán ni siquiera qué les ocurre. «El tratamiento o seguimiento de estos niños es complicado, porque es un virus nuevo que está aflorando ahora con este tipo de problemas», advierte Fernando García-Sala, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria. «Estamos aprendiendo continuamente para poder abordarlos», agrega, especificando después:

«Si un niño ha padecido Covid hace tres, cuatro semanas, y vemos que tiene una pérdida de apetito, come menos, está más cansado, no quiere jugar… Nos puede indicar que hay un Covid persistente».

Pionero entre sus iguales

El Hospital Germans Trias i Pujol es un centro que, comparados con otros en la materia de salud, ha destacado por ser el primero en habilitar una Unidad dedicada al Covid Persistente para niños y adolescentes. Carlos Rodrigo, director clínico de Pediatría en este centro, lo explica:

«Nos han llegado solicitudes de distintas comunidades españolas, incluso de Francia. Que yo sepa, es la única Unidad bien estructurada, con todas las capacidades», indica, tras lo cual detalla que en este momento «hay 115 pacientes que han sido atendidos» en el pionero hospital, circunstancia que provocará que «se nos va a desbordar en cualquier momento», a juzgar por lo que avisa.

Para García-Salas, el perfil de estos pacientes de Covid Persistente tan jóvenes es muy localizable y descriptivo:

«Son niños que no se encuentran bien, tienen problemas de relación porque salen menos de casa, se encuentran con astenia, con dolores musculares, hacen menos deporte… Todo esto hace que la relación con los compañeros disminuya y tengan un problema importante».

La falta de apoyo de las estadísticas

15.761 personas de entre cinco y nueve años se han contagiado en España, según el Instituto de Salud Carlos III, y eso durante el corto periodo de las tres semanas comprendido entre el 5 al 25 de julio, mientras 101.178 personas de entre 10 y 19 años lo han pillado en esa misma franja temporal.

¿Traducción? Que tomando el porcentaje del 4,4% señalado en la investigación, y aplicándolo únicamente entre los menores de 20 años que han dado positivo en esas tres semanas, el resultado es que más de 5.000 de ellos sufrirán síntomas prolongados propios de un Covid Persistente. Otros, en cambio, habrán tenido el virus sin saberlo.

«Los niños que tienen Covid persistente han tenido formas de Covid levísimas, o ni se habían enterado. En muchos casos, hemos hecho el diagnóstico después», según indica el doctor Rodrigo, quien a renglón siguiente recuerda que en su Unidad han llegado a tratar a una paciente de apenas cinco años.

«Pero es absolutamente excepcional», matiza; «la mayoría tiene más de 12», especifica; «lo importante es reconocerlo. No creer que son vagos, o que se han convertido en malos estudiantes», advierte, dirigiéndose especialmente a padres y profesores. «Hay situaciones en que, a lo mejor, se castiga al niño por no hacer los deberes, o por no querer salir a jugar», apunta. «Ya sólo con reconocerles que existe, no sabe la alegría que se llevan los padres, ¡y los niños!

¿Cuál es el procedimiento médico para tratar el Covid Persistente en niños y adolescentes?

El director clínico de Pediatría en el Hospital Germans Trias i Pujol, Carlos Rodrigo lo explica así:

«Con reconocer que sí, que es verdad, tenemos mucho ganado. Y luego, individualizamos. Si el problema fundamental es dolor de cabeza, actuamos selectivamente sobre el dolor; si es cansancio, hacemos rehabilitación; a todos les hacemos test psicométricos, para ver la capacidad de respuesta, de pérdida de concentración, de memoria…».

¿Y después? «Entonces, el equipo de neuropsicólogos hace rehabilitación neurocognitiva para mejorar todas esas capacidades. No hay un solo medicamento que sirva para esto, sino que hay que hablar, explicar, tranquilizar hasta donde se pueda. Cuando no podemos curar, no nos queda más remedio que rehabilitar. Lo que no funciona bien, intentar que se recupere. Es importante que se sepa que esto existe, que la gente no piense que, si un niño o un adolescente coge el virus, da lo mismo. No necesariamente da lo mismo, puede tener problemas».

A este respecto, Carlos Rodrigo señala que «ahora hay muchísimos niños infectados. Nunca habíamos tenido tantos niños en Urgencias con Covid. No son formas graves, pero hay muchísimos. No sabemos si es la variante delta, es una posibilidad, pero creemos que tiene más que ver con el comportamiento de los padres y de la sociedad».

¿Qué se puede deducir de todo esto? Que «no hay un riesgo cero», en palabras del doctor García Salas. «Aunque sean pocos, hay niños en los hospitales y niños que han fallecido», afirma, para subrayar a renglón siguiente que uno de los síntomas más preocupantes del Covid persistente son los fuertes dolores de cabeza.

«Con el tiempo se van a curar; pero, cuando nos viene un paciente con este problema, no podemos decirle el tiempo, porque varía de unas personas a otras», admite su frustración García-Salas, una circunstancia que así mismo abunda Rodrigo, afirmando:

«Es muy variable. Algunos llevan desde la primera ola de la pandemia».

Como única luz de esperanza en el negativo cuadro pintado por ambos doctores, destaca su afirmación de que «la tendencia general es que vayan mejorando», especialmente si tienen la suerte de recibir un adecuado diagnóstico y tratamiento.

Entre tanto, los casos de contagios por Covid-19 siguen disparados, más aún entre los 12 y los 19 años. En España, la incidencia acumulada por esta franja de edad en los últimos 14 días se sitúa en 1.468,62 casos por 100.000 habitantes. ¿Qué porcentaje padecerá Covid persistente? Esa es la pregunta del millón, y el temor de esos sanitarios que aceptan la existencia de esta patología crónica o, como mínimo, longeva y dilatada en semanas y meses, preparándose por tanto para combatirla dentro de lo posible.

¿Qué porcentaje padecerá Covid persistente? «Espero que no sea un 1%», desea el doctor Rodrigo, aludiendo con ello a los dispares datos registrados, reflejados y difundidos por diversas investigaciones, cada una de ellas distintos al reciente estudio británico . «Un 1% ya me parece impresionante», confiesa.

Publicidad

CEDDD - Psicologia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí