Sólo necesitas un billete Interraíl y acudir a la ciudad alemana de Offenburg, para poder pasar por el medio de la Selva Negra (Alemania).

La Selva Negra se denomina a la zona montañosa situada al suroeste de Alemania, en el estado federado de Baden-Wurtemberg. Toda esa zona está repleta de bosques y pueblos de cuento de hadas con casas tradicionales de madera. Por tanto, si esa combinación le gusta, debe coger el tren panorámico llamado Schwarzwaldbahn(en alemán).

Esta línea ferroviaria, panorámica, de doble vía y electrificada, parte desde la ciudad de Offenburg y llega hasta la ciudad de Konstanz. Para poder subirse a este tren, es válido el Senior Pass de Interraíl. Por tanto, da igual la edad que tenga, sólo necesita tener ganas de cruzar la Selva Negra y disfrutar de sus maravillosos paisajes.

La Selva Negra, cómoda

Este tren cuenta con todas las comodidades necesarias para cualquier tipo de persona que acuda, incluso está adaptado para personas con discapacidad. Por ello, sólo deberá sentarse y apreciar la naturaleza que le rodeará. Es aconsejable coger un asiento del piso superior ya que tendrá mejores vistas. durante los 150 kilómetros de recorrido.

Durante el trayecto, en el que pasará por muchos túneles, podrá pararse a disfrutar de varias ciudades, el lugar donde nace el río Danubio, bosques o lagos muy destacados. De hecho, para que se de cuenta de lo espectacular de la ruta, es la única línea de alta montaña, con las características mencionadas anteriormente, que tiene un desnivel de 650 metros entre la parte más alta y la menos elevada del trayecto.

Cosas que no te puedes perder

Antes de iniciar el trayecto, es recomendable visitar las ciudades de Offenburg y Gengenbach. Ambas son ciudades tranquilas, pero cuentan con sus tradicionales casas de madera de diversos colores. Además, en la segunda de ellas, podrá pasear por los lugares donde se rodó la película ‘Charlie y la Fábrica de Chocolate’.

Una vez que comience el viaje en tren, dejará atrás las zonas urbanas y comenzará a disfrutar de estupendos paisajes montañosos y de frondosos bosques.

A continuación, el trayecto le llevará a Hausach. Una localidad alemana muy conocida por la ruta de senderismo denominada ‘Westweg (camino del oeste). Es una de las más recomendables de la Selva Negra.

Túneles y naturaleza

Una vez que pase el viaducto de Homberg, el paisaje se vuelve más montañoso y los túneles no cesan. Es recomendable detenerse en la ciudad de Triberg, ya que es el lugar donde fluye el río Gutach, formando un sistema de cascadas de más de 163 metros de caída que son las más altas de la Selva Negra.

Otra de las paradas más recomendada es la ciudad de Donaueschingen. En ella podrá acudir al lugar donde se unen los ríos Brigach y Breg para formar uno de los ríos más importantes de Europa, el Danubio. Además, este lugar, al que se llega a la hora y media y que está a mitad de trayecto, también es muy recomendable a causa de su gastronomía.

Posteriormente, puede visitar ciudades como Immendingen o Engen (pueblo pequeño con un bonito centro histórico frente a la montaña de Hohenhewen) hasta llegar a la industrializada Singen, en la que se encuentran las ruinas de una fortaleza en lo alto del volcán de Hohentwiel.

Lago Constanza

Nuestro maravilloso viaje por la Selva Negra termina en la ciudad alemana de Konstanz, conocida en España como Constanza. Allí podrá contemplar el impresionante lago que tiene y deberá acudir a la isla de Reichenau, ya que está considerada Patrimonio de la Humanidad por su complejo monástico benedictino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí