Las personas dependientes en Navarra sufren un 40% menos la pobreza severa que el resto de la población, según el análisis de la dependencia que se realiza desde el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno foral.

Por primera vez, se ha analizado específicamente las tasas de pobreza que presentan las personas con dependencia reconocida por la Administración foral; y las compara con las del resto de la población residente en Navarra.

Resultados sorprendentes: los más dependientes, los menos pobres

El resultado de dicho estudio comparativo arroja una situación «sorprendente».

«Incluso rompe ideas preconcebidas acerca de la pobreza en este colectivo», apunta este informe.

«El escenario se invierte y la población dependiente presenta un 40% menos de pobreza severa que la mostrada por el conjunto de la población», se señala en dicho informe.

Además, estas tasas descienden conforme aumenta el grado de dependencia.

De este modo, si el índice de pobreza severa para la población no dependiente es el 11,4%; ésta oscila entre el 7,1% y el 6,4% para las personas dependientes según sus grados. De modo que los grandes dependientes cuentan con las tasas más bajas.

«Se deduce, por tanto, que estas tasas más bajas (de pobreza) están claramente relacionadas con el incremento progresivo de las ayudas a lo largo de los tres grados de dependencia», se establece en el estudio.

Según indica Derechos Sociales, «todo apunta a que la suma del sistema público de pensiones y las ayudas a personas en situación de dependencia, coloca a la población dependiente en una situación significativamente más favorable en cuanto al riesgo de padecer pobreza severa».

Estos y otros datos forman parte del IV Informe sobre Dependencia en Navarra realizado por el Observatorio de la Realidad Social del Departamento de Derechos Sociales.

En cuanto al empleo en el sector, el estudio refleja que en los últimos años «se asiste a un auge de creación de empleo que tiene que ver con la extensión del sistema de cuidados a las personas».

En el sector cuidados no se ha destruido empleo

Además, Derechos Sociales subraya que mientras se ha dado una destrucción de empleo en 2020 debido a la pandemia (la caída anual de la afiliación total ha sido del -0,8%), en el caso de estas ramas se ha seguido creando empleo, con un crecimiento del 2,8%.

Las personas dependientes en Navarra sufren un 40% menos la pobreza severa que el resto de la población según el análisis de la dependencia de Derechos Sociales
Persona mayor y cuidadora. Foto: truthseeker08©

«El crecimiento del empleo en el sector y su significativa menor tasa de pobreza severa, tiene que ver con una mejora muy importante en la inversión en materia de dependencia en los últimos años», aseguran desde el Gobierno foral.

En términos absolutos, la inversión social en dependencia de Navarra ha aumentado en casi 40 millones de euros en los últimos seis años (2015-2020). De hecho, en 2020 aumentó en 10,1 millones de euros respecto a 2019.

Las cifras de la Dependencia

En Navarra, según el informe, un total 15.615 personas (un 2,4% de la población) tenía reconocido en 2020 algún grado de dependencia. En este mismo años se realizó la valoración a 20.410 personas.

El plazo medio de valoración se mantiene por debajo de los tres meses establecidos por la ley.

La Cartera de Servicios Sociales de Ámbito General contempla un plazo máximo de 3 meses para realizar la valoración de la dependencia y la Ley de Dependencia establece a su vez que el plazo máximo para el reconocimiento de la prestación de dependencia será de 6 meses desde la entrada de la solicitud de dependencia.

Además, durante 2020 el total de prestaciones se situó en 17.668.

La consejera Maeztu, satisfecha con los resultados

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha subrayado que «pese a ser un año duro por la crisis de la Covid-19, en 2020 se ha hecho el mayor esfuerzo inversor en el sector de la dependencia durante los últimos años. Ello se refleja en una mejora en la atención, los servicios y las ayudas a las personas dependientes, lo cual está siendo fuente también de generación de empleo».

Maeztu se ha mostrado esperanzada con un futuro en el que tiene presentes el cambio de modelo residencial puesto en ya en marcha; las importantes inversiones que se van a acometer gracias a los fondos europeos, así como el Plan de Choque de Atención a la Dependencia del Gobierno de España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí