El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) con motivo del Día Mundial de la Visión, advierte de la necesidad de que la atención a la salud visual sea una prioridad en las agendas sanitarias y apoya a D.O.C.E. en su lucha a favor de la Baja Visión.

En una fecha tan señalada como hoy, el CEDDD desea sensibilizar a la población sobre la realidad de las personas con discapacidad visual, los diferentes tipos de afecciones que existen; así como asegura que «casi todos son prevenibles», si se detectan de forma precoz.

No hay que perder de vista la prevención

En línea con sus asociados y con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde el CEDDD desean hacer hincapié en la importancia de la adopción de medidas preventivas.

Especialmente cuando, según datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE)en España se estima que alrededor de un millón de personas vive con discapacidad visual, baja visión y/o ceguera.

Una población importante en número; y cada vez más envejecida.

En este sentido, la Asociación para la Defensa de la Discapacidad Visual, la Baja Visión y la Ceguera Legal (D.O.C.E), socia del CEDDD, se muestra preocupada por esta situación.

«El país envejece y vamos a tener muchos problemas, muchos pacientes y muchas enfermedades que cursan con baja visión», asegura Ana De Luis, presidenta de D.O.C.E.

Asimismo, la entidad recuerda que «la baja visión es la gran asignatura pendiente en España».

El deterioro de la visión acarrea otros problemas

Desde el CEDDD también quieren apuntar que, en el caso de las personas adultas, el deterioro de la visión afecta gravemente a su calidad de vida y a su inserción en el mercado laboral.

Algo que a su vez incide directamente en su salud mental, incrementando las tasas de depresión y ansiedad en los colectivos afectados. Las consecuencias son aún peores cuando se trata de personas mayores, en quienes el deterioro de la visión contribuye a su aislamiento social.

Si hablamos de la población infantil, el problema no es menor. La discapacidad visual en niños pequeños puede provocar retrasos en el desarrollo motor, lingüístico, emocional, social y cognitivo, mientras que en aquellos en edad escolar redunda en niveles más bajos de rendimiento académico.

Porque la sordoceguera también cuenta

En el Día Mundial de la Visión no podemos olvidarnos del colectivo de personas con sordoceguera.

Así, la Federación Española de Sordoceguera (FESOCE), asociada de CEDDD, conmemora tan destacada fecha visibilizando el bastón blanco y rojo, específico para identificar a personas con sordoceguera.

Bastón para personas sordociegas
Bastón de persona sordociega. Foto: ©Tima Miroshnichenko

«Como dispositivo físico, el bastón blanco y rojo aporta innumerables beneficios a la persona que lo lleva, pues ayuda a detectar obstáculos con antelación, a seguir las guías podotáctiles que llevan a un determinado destino», apuntan desde FESOCE.

Gracias a este bastón, inconfundible por sus colores, las personas sordociegas pueden por ejemplo, determinar el ancho de la vía por donde transitan o encontrar una pared o elemento de referencia que les ayude.

Por todo ello, El CEDDD insiste en que la salud visual (su prevención) debe figurar entre las prioridades de las agendas políticas, en aras de reducir gastos; y de este modo cumplir con el Objetivo 3 Salud y Bienestar y el número 10 sobre la Reducción de las desigualdades de la Agenda 2030.

2 COMENTARIOS

    • Muchas gracias por su comentario, doña Marinela. Esperemos que poco a poco los políticos se conciencien de las necesidades de las personas con discapacidad.
      Atentamente,
      A. De Luis

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí