La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha pedido que este año desaparezca la lista de espera de la Dependencia, en la que hay más de 300.000 personas, tras un año de claroscuros en el que celebran el incremento del presupuesto en más de 600 millones de euros pero en el que lamentan que no se han hecho efectivos los objetivos del Plan de Choque en Dependencia.

 «Hay 310.000 personas en lista de espera al finalizar este año, hay una media de que cada 12 minutos fallece una persona en esas listas de espera, y en lugar de reducirse de manera importante estas listas de espera, ni siquiera se reducen, con lo cual creo que la desidia e impericia del desarrollo de la Ley de Dependencia por parte de las comunidades autónomas y la falta de liderazgo de un Gobierno de España que debería de obligar a cumplir esos objetivos hace que en este momento no tengamos unas buenas noticias a finalizar el año con respecto a los objetivos del Plan de Choque», ha subrayado el presidente de la  Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez.

«Los objetivos del plan de choque, a pesar de los incrementos económicos por parte de la Administración General del Estado, no se están haciendo efectivos. Si no fuera por una depuración que ha hecho la Generalitat catalana, quitando más de 25.000 personas de la lista de espera en este mes, probablemente no solo la lista de espera no se hubiera reducido, sino que se hubiera incrementado, a pesar de ser el principal objetivo del plan de choque de la dependencia», ha advertido.

En cuanto al nuevo modelo de residencias acordado durante la pasada legislatura por Gobierno y comunidades autónomas, que contemplaba el incremento de las ratios, con un profesional por cada dos residentes; la prohibición de construir residencias muy grandes (con un límite de entre 75 y 120 plazas, dependiendo de la densidad de población); la reestructuración de las residencias públicas y concertadas, de aquí a 2030, en unidades de convivencia de 15 personas o la eliminación de las sujeciones, Ramírez advierte de que con el dinero que se está invirtiendo no se pueden mantener los niveles de calidad y atención centrada a la persona.

«Es incompatible pagar 60 euros al día por una plaza residencial y pensar que con ese dinero se puede mantener una atención centrada en la persona, con unas ratios fenomenales», ha avisado, al tiempo que ha pedido «una mayor inversión  y voluntad de crear un servicio de calidad que atienda a las personas de mejor manera».

Por otro lado, también ha reclamado que la teleasistencia llegue a todas las personas en situación de dependencia tal y como se prometió. En cuanto a la inversión en Dependencia, ha pedido que «al menos sea el mismo dinero que se ha invertido el año pasado, ex novo, 600 millones de euros más» porque «eso obliga a las comunidades autónomas a cumplir, a ser, diligentes y eficaces en el cumplimiento».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí