Desestigmatizando el CBD: «El CBD te pone ciega»

0

El cannabidiol conocido por CBD es la sustancia química que se encuentra en la marihuana; una que no contiene tetrahidrocannabinol (THC) que es la parte psicoactiva de la planta.

El nombre científico del cáñamo, cannabis, es una droga prohibida en muchos países pero las propiedades de algunos de sus componentes mejora claramente la calidad de enfermos crónicos según se ha podido demostrar. La confusión lleva a que muchas personas confunden fumar marihuana con tener un tratamiento con CBD. Al fumar puede que se relaje la sensación de dolor por el mero hecho de haber fumado, pero eso no significa que fumar sea bueno, sobre todo en adultos. Los problemas asociados a las demencias precoces o trastornos cognitivos se desarrollan tras fumar muchos años seguidos.

Actualmente en las farmacias se está empezando a vender el aceite de cannabidiol aprobado por la FDA para tratar la epilepsia. El problema que se ha suscitado es que por un lado se trata de desestigmatizar el CBD pero por otro lado aún existe cierta reticencia cuando por ejemplo se están haciendo ensayos clínicos para abordar la esquizofrenia, la esclerosis múltiple, la diabetes, la ansiedad o el Párkinson.

Por otro lado, se ha comprobado que los músculos se relajan y se mejora la movilidad general de los pacientes. También sirve para personas que sufren el síndrome de Tourette o dolores neuropáticos crónicos. Al igual que ha beneficiado a pacientes con cáncer porque se sienten mejor tras recibir la quimioterapia.

La campaña «El CBD te pone ciega», «Con el CBD dormirás del tirón» o el «El CBD coloca a cada uno en su lugar», se pretende despertar conciencias y evitar prejuicios ante ciertos productos que se extraen de la marihuana.

Respecto al consumo de la marihuana per se, sobre todo fumada o inhalada existe un debate que a día de hoy permanece intacto; legalizarla o no.

Segun el National Institute of Drug Abuse (NIDA) cuya titular es Nora Volkiow, afirma que «el consumo de marihuana deteriora la capacidad para crear recuerdos nuevos”. Además, el cannabis “entorpece la coordinación y equilibrio al adherirse a los receptores del cerebelo y los ganglios basales».

«Los consumidores de dosis altas de marihuana pueden experimentar una psicosis aguda, que incluye alucinaciones, delirio y una pérdida del sentido de la identidad personal o autorreconocimiento”, dice el NIDA.

En Alemania, el Observatorio para las Drogas y las Adicciones señala que el uso de cannabis «puede traer consigo problemas respiratorios, enfermedades mentales y adicción».

Al mismo tiempo, advierte que algunos cannabinoides sintéticos pueden ser «extremadamente potentes, y esto ha causado un aumento en los reportes de casos con consecuencias agudas adversas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí