Desgravar tras la jubilación

0
Pensionistas. Foto :©Ministerio de la Seguridad Social

Una de las preguntas más recurrentes es cuando se alcanza la edad de la jubilación es: «¿podré desgravar tras el cese de la actividad profesional?». Se puede seguir realizando desgravaciones en la Declaración de la Renta de la Agencia Tributaria, pero con ciertas condiciones.

Saber cuánto es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para una pensión de jubilación es una de las principales preocupaciones de las personas que han cumplido una edad que les permite retirarse de su puesto de trabajo.

Esta retribución es considerada, a efectos fiscales, un rendimiento del trabajo. Es por esta razón que se trata de unos ingresos que están sujetos a una retención y que deben figurar a la hora de pagar dicho impuesto. Su tributación en la declaración de la renta es similar a la de otras partidas como la nómina.

¿Cómo calcular el IRPF de una pensión de jubilación?

Para llegar a este dato se debe tener en cuenta la base anual de la pensión. Según el dinero que se perciba, se aplicará un porcentaje diferente, que aumentará de manera paulatina en aquellas personas que tengan mayores ingresos.

Sin embargo, también se tienen en consideración las características propias de cada sujeto.

Entre esas circunstancias podemos citar:

  • Si tiene personas a su cargo
  • El número de descendientes
  • Su grado de discapacidad
  • Y su estado civil

Para conocer la cuantía que se puede desgravar en una pensión de jubilación se realiza una distribución según distintos tramos, teniendo como base las 14 pagas anuales.

Las pensiones más bajas no tributan

La cantidad más popular que reciben los jubilados españoles se sitúa en una horquilla entre 600 y 900 euros al mes. Este colectivo supone un 38% del total de esta población.

Mientras que los pensionistas que menos dinero reciben son un 14 por ciento. Su pensión no supera los 400 euros.

Estos tramos son, junto con las circunstancias personales, una de las claves para calcular cuánto es el IRPF.

En la actualidad aquellos mayores que dispongan de una pensión que no supere los 900 euros mensuales no deberán tributar al fisco.

Sin embargo, a partir de esta cifra, se aplica una retención de impuestos, que se irá incrementando en consonancia al nivel de renta que el sujeto tenga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí