Día Mundial de la Fibromialgia, una vida de fatiga y dolor

0

Caracterizado por un dolor musculoesquelético generalizado, la fibromialgia demanda más conocimiento, más investigación y más inversión en su Día Internacional.

Repleto de problemas anímicos, de sueño, de fatiga y de memoria, la fibromialgia celebra un año más una efeméride del 12 de mayo pensada para visibilizar la enfermedad, demandar más reconocimiento sanitario, instar a un aumento de las investigaciones que la estudien en profundidad. ¿Pero en qué consiste realmente esta patología, conocida también como síndrome de fatiga crónica?

¿Qué es la fibromialgia?

Invisible, dolorosa, limitante y agotadora. Hablamos de una afección que aqueja al 2,4 por ciento de la población adulta en España, aproximadamente, contando entre sus pacientes a más mujeres que a hombres, siendo éstas 9 de cada 10; y aunque a veces se da entre niños y adolescentes, suelen ser casos más inusuales.

Hay distintos tipos de fibromialgia, clasificados según la intensidad de los síntomas que cada uno de ellos plantea, que van desde una dolencia leve y casi asintomática, por ejemplo, hasta un nivel de gravedad alto que dificulta, si es que no imposibilitan directamente, llevar una vida normal.

¿Su principal síntoma? El dolor continuado, repartido en varias zonas del cuerpo, sin causa aparente que lo justifique. La sensación de cansancio o fatiga es otra señal habitual de esta afección, extraño en su aparición porque surge sin que el paciente haya realizado ningún esfuerzo previo; un lote que además completa el entumecimiento, la diarrea y el estreñimiento.

La fibromialgia también suele ir acompañada de otros síntomas como la hinchazón abdominal por gases, dolor de cabeza y/o de vientre, la rigidez articular, la hipersensibilidad al roce con la piel, reglas dolorosas y espasmos musculares. A veces, incluso, genera ciertos trastornos anímicos, de memoria y de atención, como puede ser la ansiedad y la depresión, la irritabilidad y el exceso de sensibilidad, el malestar ante ruidos y olores.

¿Cuáles son las causas de esta patología?

La fibromialgia es, en cualquier caso, una dolencia crónica y bastante incapacitante que encuentra en el hecho de ser mujer un factor de riesgo que predispone a su desarrollo, igual que el tener antecedentes hereditarios y el contraer una infección de tipo vírico o bacteriano.

Pese a los estudios que han intentado esclarecer su origen, aún hoy se desconoce qué causa exactamente la fibromialgia, siendo esta una afección que carece de identificación precisa, rica solo en teorías e hipótesis, muchas de las cuales apuntan a lesiones en las fibras nerviosas que conducen el estímulo doloroso de los tejidos periféricos a la médula espinal.

Otros ensayos, en cambio, aseguran que la fibromialgia se origina en ciertos cambios que se producen a nivel cerebral, especialmente al activarse e incrementarse las zonas que procesan el dolor. Recientes estudios, asimismo, señalan a las alteraciones del sistema nociceptivo que muestran los pacientes.

¿Traducción?

Que la causa podría deberse a una alteración en el conjunto de estructuras del sistema nervioso encargadas de regular la percepción y la respuesta al dolor, lo que implicaría un claro descenso del umbral de detección de estímulos dolorosos, afectando así a diferentes zonas del cuerpo.

Como resultado de esto, las personas con fibromialgia viven entre dolores constantes, ya que el simple movimiento de una extremidad, un roce o un apretón les hace ver las más dolorosas de las estrellas, sufriendo al más mínimo estímulo, por leve que sea.

El consenso literario de esta patología subraya que plantea una evolución bastante difícil de predecir, ciertamente, por la sencilla razón de que cada caso y paciente es un mundo, con síntomas muy variables y de diferentes grados de intensidad, según la persona y el periodo de tiempo en el que se presentan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí