Los niveles altos de aminoácidos aumentan el riesgo de discapacidad en personas mayores, según el último estudio de la Universidad Autónoma de Madrid.

La nueva advertencia de los investigadores sobre la vejez en materia de aminoácidos

La vejez es algo natural, biológico, imposible (hasta ahora) de frenar. No obstante, lo que sí es posible controlar es el estado de salud, fortaleza y bienestar en que se llega al puerto de la estación más adulta de la vida. Siguiendo las advertencias y consejos que se desprenden de muchas investigaciones científicas, los hábitos alimentarios y de movilidad pueden suponer una gran diferencia, a favor de una vejez mejor, llevadera y más sana.

Una huella en la sangre

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) con su departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública y Microbiología al frente, han hecho un estudio en personas mayores, sobre los altos niveles de glutamina y aminoácidos tan esenciales de hallar en sangre, constatando que dicha subida puede deberse al deterioro de la función física y con las dificultades para la movilidad y el desplazamiento.

La investigación se realizó mediante un diseño de estudio de casos incidentes y controles, con 43 casos incidentes y 85 controles. Así, «se evaluaron los niveles de aminoácidos en sangre y otras variables de interés, y dos años después la incidencia de dificultades en la función física de las extremidades inferiores, analizando además el efecto de la dieta en la relación entre aminoácidos y deterioro de la función física», explican los investigadores.

El estudio fue publicado en la revista ‘Gerontology’, con la información de 128 personas mayores de 65 años como punto de partida y muestreo a analizar, todos pertenecientes a la cohorte ‘ENRICA-Seniors’.

«Mantener un cierto control de estos niveles de aminoácidos, y seguir un patrón de dieta saludable en los casos en que se detecten valores elevados, puede resultar crucial para identificar a pacientes que comienzan a desarrollar discapacidad en la función física», señalan los autores de la investigación.

Somos lo que comemos

Hablamos de unos resultados que han puesto de manifiesto una asociación entre los altos niveles de aminoácidos esenciales en sangre, con la incidencia de discapacidad en la función física de las extremidades inferiores. «También se observó una relación directa entre deterioro de la función física y valores elevados de glutamina, el aminoácido más abundante en el cuerpo humano».

Esto se agudiza especialmente en aquellas personas mayores con alto índice de masa corporal, con mayor consumo de carne roja, con menor consumo de frutos secos y legumbres, y con poca propensión a seguir una dieta mediterránea y robustecerse así de sus beneficios.

Por todo ello, los investigadores zanjan la cuestión, declarando:

«En suma, el trabajo sugiere que una dieta saludable podría atenuar la relación entre aminoácidos y función física en personas mayores».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí