Las pensiones subirán entre un 3,8 y un 14% en 2024 tras el crecimiento del IPC. Esto afectará también a las personas con discapacidad, a los jubilados, a aquellas personas que tengan una incapacidad, una pensión no contributiva o perciban el Ingreso Mínimo Vital.

La pensión no contributiva por discapacidad, más conocida como pensión por invalidez, la reciben las personas que tienen, al menos, un 65% de discapacidad reconocida. A su vez, para ser beneficiario de esta prestación es necesario no haber cotizado nunca o el tiempo suficiente a la Seguridad Social y no disponer de recursos suficientes para subsistir.

Las prestaciones no contributivas registrarán una subida del 6,9% a partir del 1 de enero de 2024. Es por ello que, quienes tengan una discapacidad de entre el 65 y el 74% van a pasar a tener un ingreso anual de 7.252,67 euros. Cuando la discapacidad es de más del 74%, la cuantía es de 10.878,14 euros anuales, 777 euros al mes (51 euros más).

España tiene actualmente seis con cuatro millones de pensionistas de los cuales, al cuatro con uno millones reciben menos de mil quinientos euros mensuales, Alrededor de cuatrocientas mil personas cobran entre mil cuatrocientos y mil seiscientos euros al mes siendo mil quinientos euros mensuales el salario medio bruto anual repartido en catorce pagas.

Por otro lado, a partir del 1 de enero: las prestaciones contributivas experimentarán una subida del 3,8%.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí