Discapacidad orgánica: una discapacidad invisible

0

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) ha elaborado el Libro blanco de la Discapacidad Orgánica en el que se describen las situaciones de las personas con discapacidad orgánica y todo cuanto acontece.

Los resultados del programa titulado: ‘Libro Blanco de la discapacidad orgánica: contextualización de la situación de las personas con discapacidad orgánica en España. Un enfoque integral’; han dado origen al Libro Blanco que presenta COCEMFE, forma parte de un programa de investigación sobre la atención a la discapacidad financiado por el Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030.

Según los datos disponibles de la Encuesta de Discapacidad Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD) para el año 2008, el grupo compuesto por deficiencia visceral y de la piel (aparato digestivo, cardiovascular, respiratorio, genitourinario, sistema endocrino-metabólico, hematopoyético y sistema inmunitario), junto con el tipo de deficiencia neuromuscular (parálisis y trastornos de coordinación); representaban algo más del 28% del total de personas con discapacidad en España. De éstas, casi el 60% (58,8%) eran mujeres y el 61% tenía más de 65 años.

La discapacidad orgánica (DO) proviene de una pérdida en la funcionalidad en uno o varios sistemas corporales (órganos o fallos sistémicos) producidas por el desarrollo de condiciones de salud crónicas, y presenta por tanto afectaciones en su mayoría no perceptibles de manera directa, ni asociadas a la imagen más identificada y estereotipada de la discapacidad’; y por otro lado, no está reconocida oficialmente.

Este asunto, el no reconocimiento por su invisibilidad, dado que el daño es interno, produce fatiga, cansancio, dolor agudo y provoca brotes que mantienen al paciente alejado de su vida cotidiana porque materialmente no puede seguir con la enfermedad.

Por otro lado, las situaciones de discriminación, la estigmatización, la falta de credibilidad, las barreras de relaciones interpersonales y la incomprensión, son más acusadas en las mujeres con DO.

En ese sentido, se ningunea a la mujer cuando se remite a ésta a los profesionales de salud mental porque se psicologizan sus síntomas. Esto, sumado a las limitaciones dentro de la esfera laboral y académica provoca barreras a la hora de ser una incapacidad incomprendida que tampoco se da a conocer en los medios de comunicación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí