La doble discriminación que acusan las mujeres con discapacidad sigue siendo una realidad para la Unión Sindical Obrera (USO), tanto por su condición como por la dificultad que tienen a la hora de integrarse en el mundo laboral.

Según reconoce la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad, las mujeres y niñas sufren de algún modo, mayores obstáculos a la hora de abrirse camino. Para USO la discriminación sigue latente, así como el rechazo que supone por parte de la sociedad de integrar a las «mujeres»; el llamado «sexo débil» ya que ambas aptitudes deberían ser eliminadas, añaden.


Los datos relativos a la tasa de actividad de 2018 de las mujeres con discapacidad se situaba en torno al 33,6 %, puntos menos que la población sin discapacidad. De la misma forma, el salario de las mujeres con discapacidad supone al menos 3.348,4 euros menos al año que los hombres con discapacidad.

Esta brecha salarial entre hombres y mujeres, supone un 15,9 % de diferencia según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2017. Esta referencia, también importante en la brecha relativa a la escolaridad, supone que el porcentaje de niñas escolarizadas sea inferior al de los varones; de un 84,4 % al 81,3 % (Informe Olivenza de 2019).

USO reclama asimismo, el papel que ejerce la mujer cuando es sometida a la esterilización forzosa que ha supuesto una violación sistemática de los derechos y libertades fundamentales. La mujer, está en un riesgo de pobre que afecta al 30 % si tienen discapacidad según recogen los datos del informe AROPE de 2019.

Por ello, el sindicato USO propone nuevamente, trabajar para la integración real en la dinámica laboral de estas trabajadoras tanto en materia de contratación como de las condiciones laborales que se lleva a cabo en los Centros Especiales de Empleo como medio para reducir los costes salariales.

Sugieren también, potenciar la afiliación entre las personas con discapacidad de forma que se procure su integración en la actividad sindical y orgánica de USO y de esa forma, se podrían incluir las cláusulas de contratación administrativa para que fueran aplicadas en el convenio colectivo de referencia evitando la discriminación salarial.

USO que actualmente participa en el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) además de en otras entidades a favor de la discapacidad, como la Conferencia Estatal de Personas Sordas (CNSE), pretende construir mediante el diálogo una sociedad plural en donde tengan cabida todos los trabajadores, cada uno con sus distintas capacidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí