Padecer una discapacidad sobrevenida no es tarea fácil cuando nos hemos acostumbrado a que nada nos falte y ciertamente, al ingerir droga a lo largo del tiempo las consecuencias que tienen sobre la salud no las valoramos hasta ese día en el que todo se derrumba y pasas a tener una discapacidad.

El abuso de sustancias en la época adulta prolongado a lo largo de décadas produce una enfermedad mental crónica y un patología dual tal y como cita el doctor Szerman, presidente de la Sociedad Española de Patología Dual.

Tres de cada cuatro personas con adicción a la droga, sea cual fuere, presentan problemas derivados de ésta y por tanto una discapacidad. Desde depresión hasta psicosis, trastornos de pánico o trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Eso supone que el paciente ya lo padecía y la droga solamente le ha aliviado los síntomas. Estas personas, que finalmente son muy vulnerables, apunta el doctor, caen en el alcoholismo, la adicción al cannabis, cocaína y presentan cuadros depresivos o de otra etiología que le causará problemas cerebrales.

La adicción altera el comportamiento y la bioquímica del cerebro a lo largo del tiempo y se van agravando con el paso del tiempo. Asímismo produce una alteración en las funciones ejecutivas y una demencia precoz cognitiva irreversible si además se bebe alcohol a diario. Esta situación le lleva a la dependencia y directamente a ser diagnosticado con una discapacidad mental.

«Las consecuencias del consumo de sustancias y de alcohol conllevan una comorbilidad psiquiátrica además de la orgánica y social y con ello a la pérdida de su identidad y su incapacidad para enfrentarse a la vida en cualquier aspecto por básico que este sea», apostilla el doctor.

Las adicciones a las benzodiacepinas, sobre todo en las mujeres, invita a que se caiga también en un cuadro de difícil salida. La modificación del cerebro producida por drogas o alcohol producen en el individuo una situación de excesiva vulnerabilidad y su capacidad mental se verá mermada con los años.

Al actuar sobre el sistema nervioso central son alterados los rasgos de personalidad, manejo del estrés, cognición, inteligencia, entre otras cuestiones. En algunas casos se puede quedar el paciente con secuelas físicas y psíquicas que le lleven a estar incapacitado y por ello a ser dependiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí