Diagnosticado cuando el tumor se expande a otras partes del cuerpo, el cáncer de pulmón metastásico se ha enemistado con una nueva combinación de inmunoterapia.

Entre las muchas batallas que tiene por librar el GECP o Grupo Español de Cáncer de Pulmón se encuentra el tumor maligno que empieza en los órganos vitales de la respiración y termina propagándose a otras zonas del organismo, huesos y órganos incluidos, sembrando metástasis en todos ellos. En una de sus más recientes investigaciones, sin embargo, este equipo de científicos ha creado una nueva combinación de inmunoterapia que augura ser capaz de mejorar la supervivencia de los pacientes con cáncer de pulmón avanzado metastásico.

¿Cuánto, exactamente? Hasta un 63 por ciento, al parecer.

El cáncer de pulmón avanzado encuentra la horma de su zapato en una posible oportunidad de resistencia

Denominado ‘Telma’, el estudio en cuestión seleccionó pacientes con cáncer de pulmón avanzado metastásico, eligiendo solo a los candidatos a inmunoterapia, a quienes además se les pudiera proporcionar una nueva combinación farmacológica con solo añadir anti-angiogénicos. ¿El objetivo de esta administración farmacológica? Potenciar la acción de la propia inmunoterapia.

De hecho, los resultados del estudio del GECP, publicados hace unos días en la revista JAMA Oncology’, dejan atrás la supervivencia libre de progresión conseguida con el tratamiento estándar actual, valorada por cierto en 7,7 meses, y los mejora hasta alcanzar una resistencia mínima de 13 meses; es decir, un 63 por ciento más.

«En la actualidad seleccionamos pacientes candidatos a inmunoterapia en función de si tienen una alta expresión del gen PDL1», explicó al respecto de esta investigación Mariano Provencio, doctor y presidente del GECP y autor principal del trabajo. «Esto nos limita, puesto que sólo entre un 20 por ciento y un 30 por ciento de estos pacientes lo tiene presente».

Cuando la inmunoterapia se abre a otros aquejados de cáncer de pulmón

No obstante, el nuevo enfoque terapéutico que puso sobre la mesa el estudio ‘Telma’, llevó a pensar a los investigadores involucrados en su realización que, con esta inventiva en acción, habrá un número mayor de pacientes que podrán beneficiarse de la inmunoterapia; y más cuando todos los datos de respuesta al tratamiento y supervivencia que arroja ‘Telm», apuntan a poder mejorar el estándar actual.

«Hemos constatado que la combinación de ‘atezolizumab’ con ‘bevacizumab’ como primera línea de tratamiento en pacientes con cáncer de pulmón avanzado y alta carga mutacional eleva las tasas de supervivencia», detalló el experto, «con respuestas al tratamiento duraderas y un perfil de seguridad y toxicidad favorable».

A los 13 meses de supervivencia libre de progresión que ha conseguido el nuevo tratamiento de este estudio se suma asimismo que el 72 por ciento de los pacientes participantes sobrevivió a su enfermedad durante todo el primer año.

«Los hallazgos sugieren que este nuevo enfoque podría añadirse a los potenciales tratamientos para este grupo poblacional», o eso subrayó el doctor Provencio. «Obviamente, es un estudio académico en fase II, y debería dar lugar a estudios adicionales que lo confirmasen».

Así, los indicios apuntan a que los investigadores del GECP han aportado una nueva forma de seleccionar pacientes con cáncer de pulmón metastásico para monoterapia (tras la puesta en escena de este estudio; lo que implica personas que no tendrán que someterse a quimioterapia, por un lado, y pacientes que podrán beneficiarse de una nueva combinación de tratamiento contra este tumor avanzado, por otra parte.

Pero aún es pronto para dar la batalla por ganada y afianzada, sin embargo, siendo necesario más ensayos que arrojen luz a este enfoque terapéutico, sin olvidar abordar los posibles efectos secundarios que de él puedan derivar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí