*Ana Lobo

El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia y su asociada Artistas Diversos trabajan con el Ministerio de Cultura desde hace un año para avanzar en la compatibilidad de las pensiones públicas por desempleo y por jubilación para añadir la pensión por discapacidad y asi poder percibir ingresos extras sin perder la pensión.

El Ministerio de Cultura convocó una reunión presidida por el Ministro de Cultura D. Ernest Urtasun para poner en evidencia la importancia que tiene para el misterio el proyecto de ley El Estatuto del Artista.

Ana Lobo representó al CEDDD y a Artistas Diversos en la reunión que presidió el ministro para reactivar el Estatuto del Artista, iniciativa en la que ambas asociaciones llevan trabajando más de un año para salvaguardar los derechos de los artistas con discapacidad; algo que el primer borrador de la ley no tenía contemplado.  El evento reunión otras 32 organizaciones que reúne y defiende los intereses de artistas de todo tipo de expresión artística para mejorar las oportunidades de trabajo e ingresos de este colectivo tan sensible.

Al encuentro, que tuvo lugar en la sede del ministerio, asistió también el secretario de Estado de Cultura, Jordi Martí, y representantes de asociaciones, entidades y plataformas de los diferentes ámbitos culturales, que presentaron sus demandas al ministro.

En su turno de intervención, el CEDDD y Artistas Diversos recordaron la necesidad de «regular la compatibilidad de ingresos externos a artistas con disCapacidad que perciben la pensión por discapacidad sin perder su pensión,  al igual que la ley compatibilidad ingresos externos sin perder las pensiones por jubilación o desempleo a los que tengan derecho” medida que quedó paralizada tras la convocatoria de elecciones el pasado año.

En este sentido, el CEDDD y Artistas Diversos trabajan con el ministerio de Cultura desde hace un año para introducir la especificidad de la discapacidad en las medidas de mejora que pretende implementar el Estatuto del Artista para los trabajadores del sector cultural. Entre ellas destacan:

  • la compatibilidad de las pensiones por jubilación y desempleo con ingresos externos que no superen el salario mínimo interprofesional continuando cobrando su pensión
  • la compatibilidad de las pensiones públicas con la actividad artística y no solo con la creación artística sino también con la percepción de derechos reales para escritores por ejemplo
  • la no penalización en la cotización de los contratos inferiores a treinta días de duración
  •  la incorporación de una tarifa reducida en la cotización de los autónomos culturales más vulnerables con ingresos inferiores a 3000 euros anuales.

En lo que a la primera de ellas se refiere, se trata de una vieja reclamación de la asociación Artistas Diversos, que trabaja para la inclusión de personas con discapacidad a través del arte. Tal y como explica su presidenta, Myrtha Casanova, “es necesario que la compatibilidad de ingresos por producción artística y pensiones no contributivas se ponga en marcha cuanto antes, pues hay muchas personas con discapacidad que no pueden ejercer libremente su profesión artística por miedo a perder su pensión, que muchas ocasiones no les alcanza para poder pagar el alta de autónomo, mucho menos tener una calidad de vida social y profesional”.

Hay que tener en cuenta que el arte es una profesión eminentemente autónoma, ya que rara vez una empresa necesita integrar en plantilla un violinista, un bailarín o un escultor, por ejemplo.  Ya sea hombre o mujer. A estos artistas o se les contrata puntualmente para alguna actividad o bien venden sus obras como autónomos. Por lo tanto perder las pensiones y prestaciones como la de desempleo en momento de poca demanda para sus actuaciones, o la de jubilación si pueden tener ingresos extra les mantiene en un nivel limitante de ingresos. 

Más aun la pensión por discapacidad que la perciben artistas cuya dificultades físicas o mentales les impide el pleno desarrollo de su tanto artístico, al igual que todo el colectivo de personas con discapacidad en España que representa el 4% de la población.  En el caso de artistas con discapacidad limitar sus ingresos al salario mínimo interprofesional en muchos casos les impide financiar los costes de movilidad y salud causante de su discapacidad y les condena a niveles de pobreza. Temen perder su pensión por discapacidad por miedo a momentos en que no tiene posibilidad de ingresos externos. La ley Estatuto del Artista es crítica para asegurar la supervivencia de artistas con discapacidad y por lo tanto es imprescindible que la ley contemple la compatibilidad de ingresos externos sin perder su pensión por disCapacidad.

*Ana Lobo es responsable de comunicación del CEDDD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí