A raíz del Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) señala que los números no cuadran; y que las personas con discapacidad, mayores y/o en situación de dependencia no salen beneficiadas.

Por eso insta a los grupos parlamentarios que sumen apoyos y voces para que estos colectivos sean contemplados en la distribución de los fondos estatales.

Las cinco deficiencias de los PGE, según el CEDDD

1- En primer lugar, el Consejo lamenta profundamente que no se especifique una partida económica destinada a la Atención Temprana, debido a la ausencia de una ley estatal que garantice los mismos derechos a los niños con discapacidad en todo el territorio nacional.

2- Si hablamos del sector educativo, el incremento de los conciertos que se recogen en los PGE para 2022 es insuficiente.

De hecho, se contempla tan sólo una subida del 2 por ciento, pero la inflación se ha disparado muy por encima, alcanzando el 4 por ciento.

¿Qué espera el CEDDD? Pues un aumento de las dotaciones económicas en consonancia a la realidad que atravesamos; de modo que se traduzca en mejoras salariales y en una adecuada financiación de los centros concertados y centros de educación especial.

El Ayuntamiento de Madrid lanza una convocatoria de empleo inclusivo para personas con discapacidad intelectual.
Estudiantes con discapacidad. Foto: ©FADEMGA

3- En lo que respecto al empleo se prevén recortes en las bonificaciones de la Seguridad Social para la contratación y creación de empleo para las personas con discapacidad. Otro suspenso en materia de inserción laboral de este colectivo.

Este tijeretazo a la lista de los presupuestos afectará duramente a los Centros Especiales de Empleo (CEE).

Tengamos en cuenta que, al menos el 70 por ciento de la plantilla, está compuesto por personas con discapacidad. Y estos lugares son una de las principales vías de acceso al mercado de trabajo de estas personas.

4- Y con respecto a los servicios de Atención a la Dependencia, pese a que se incrementa en un 23,3 por ciento el presupuesto destinado para el Programa de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, el CEDDD considera que se han olvidado de ajustar el Impuesto del Valor Añadido (IVA).

En este sentido reclaman la equiparación total de la aplicación del IVA reducido al 4 por ciento para todos los servicios de dependencia, independientemente de quien lo preste, así como situar la dotación presupuestaria a los servicios a la Dependencia en el 2 por ciento del PIB.

5- Finalmente, reclama el reconocimiento de la baja visión como enfermedad que incapacite a la persona en términos visuales y/u otras derivadas de la propia discapacidad visual. Dicho reconocimiento permitiría acceder a las personas que la padecen a la dotación presupuestaria y finalista correspondiente.

En este sentido, la entidad insta a los políticos a que remen juntos para sacar adelante unos presupuestos que, a tenor de las fisuras señaladas, bien podría decirse que hace aguas, por algunos flancos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí