El certificado y la madre que lo parió

0

…debe de ser que, como no opuse el o la CIPA, ni puñetero caso.

Fernando Ónega en 65 Y Más, miércoles 1 de diciembre de 2021.

Lo confieso: estoy vacunado con las tres dosis, pero nunca me sentí más inseguro que cuando trato de ver el famoso certificado. Ahora mismo lo intento: cojo el teléfono, abro la tarjeta sanitaria, me dice «introduzca su pin», no lo conozco, me pregunta si lo olvidé, le digo que sí, me pasa a otra página, me pide el o la CIPA, no sé qué coño es, relleno el resto, que es el DNI, la fecha de nacimiento (en inglés, que ya son ganas de joder) y el teléfono, le doy a «continuar» y a hacer puñetas: debe ser que, como no opuse el o la CIPA, ni puñetero caso. Doy una segunda vuelta al artilugio y ¡milagro! aparece el o la CIPA, que es un número, pero sigo sin tener el pin. Le doy a la clave de pin olvidado y me dice amablemente: «recuperar el pin. Si ha olvidado su clave de acceso, debe acudir a su centro de salud». Y a continuación: «aceptar». Le doy a «aceptar», vuelvo atrás y me da dos opciones. Una es «acceder con huella», pruebo con todos los dedos y ni caso: mis huellas no se corresponden con mi personalidad sanitaria. Mañana intentaré probar con las huellas de los dedos de los pies. La otra opción es: «cambiar de usuario». Eso sí que no, oigan; cambiar de usuario, ni de coña. Me cisco en el certificado y en la madre que lo ingenió. O que lo parió, qué más da.

65ymas.com/opinion/fernando-onega-certificado-madre-pario_34436_102.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí