Rusia utiliza la energía y los acuerdos de suministro como una herramienta para mantener cierta influencia en países de la Unión Europea.

Europa vive uno de los momentos más complicados en mucho tiempo. La presión ejercida por Rusia en Ucrania sigue en aumento, al igual que la tensión y el temor entre los países de la Unión Europea por un posible desenlace militar.

Rusia y los suministros

El país soviético, liderado por Vladimir Putin, no parece cesar en su empeño de invadir Ucrania y además cuenta con la ventaja de tener acuerdos de suministros de energía con muchos países europeos. Por ello, desde hace muchos años, Rusia utiliza esta herramienta para influir en sus decisiones. Una circunstancia que también pretende aprovechar ahora.

Rusia suministra a Europa alrededor del 35 por ciento de todo su gas y de las exportaciones totales, más de un 90 por ciento son a través de gasoductos

La incertidumbre geopolítica existente en la actualidad está generando un aumento de la inflación y de los precios en los diferentes mercados energéticos, sobre todo a los del gas y el petróleo. La semana pasada, Teresa Ribera, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, aseguró que «España no tendrá problemas de suministros de gas», pero sí advirtió de esta subida en los precios.

El conflicto con Rusia aumenta los precios de la energía
El conflicto con Rusia aumenta los precios de la energía. / © Vitaly Vlasov. Pexels

Por su parte, en cuanto al mercado del petróleo, este se ha disparado a máximos de 2014, lo que podría traducirse en unos precios del Brent (un tipo de petróleo que se extra en el Mar de Norte) por encima de los 100 dólares. Esta posibilidad, sumada al conflicto entre Estados Unidos e Irán para congelar el desarrollo nuclear de este último, podrían derivan una pérdida de unos 700.000 barriles diarios de capacidad petrolera para los países europeos.

si los precios continúan al alza, la inflación en la Unión Europoea podría superar el cinco por ciento

Gasoducto Nord Stream 2

Uno de los puntos más controvertidos derivados de toda esta situación es la entrada en funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2, controlado por la empresa rusa Gazprom. Esta infraestructura se ha diseñado con la intención de transportar directamente por el mar Báltico gas de Rusia a Alemania sin necesidad de pasar por Ucrania.

Debido al conflicto, ALEMANIA está dispuesta a poner sobre la mesa su paralización en el caso de que tropas rusas cruzasen la frontera de Ucrania

Por tanto, el país germano también está presionando a Rusia al indicarle que no le compraría gas a través del Nord Stream 2 si entra en Ucrania. Pero debemos tener en cuenta que Moscú también puede contraatacar, reduciendo aún más las exportaciones por otras vías, como el gasoducto Yamal. Además, hay que pensar que Alemania toma esta decisión como medida de presión aun sabiendo su dependencia actual del gas.

Toda esta incertidumbre, en plena crisis de los precios de la energía, podría dañar realmente a las economías europeas

Rusia y Moldavia

Por último, informar de que la semana pasada Gazprom amenazó a Moldavia con cortarle el suministro de gas si el país no pagaba por adelantado la cuota de enero. Una circunstancia que obligó al gobierno moldavo a declarar un nuevo estado de emergencia de 60 días para garantizar el servicio a sus consumidores. Posteriormente, pidieron a la compañía rusa un nuevo aplazamiento del pago, ya que le faltaban 25 millones de euros del total, peros estos se negaron.

«la empresa rusa nunca antes había insistido en pagos urgentes y aceptaba demoras durante la etapa invernal»

Andrei Spinu, viceprimer ministro moldavo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí