El cordón umbilical, el gran secreto materno de la vida

0

Sinónimo de milagro y vida, el cordón umbilical es el gran secreto de la reproducción en donde se encuentran las células madre que nos permiten conocer muchos datos del nuevo ser que se esta gestando.

Las células madre son indispensables para que el cuerpo pueda formar tejidos en diferentes zonas del organismo; una tarea de desarrollo en el que el cordón umbilical juega un papel muy importante, al acumular en su sangre estas células.

¿En qué radica la importancia del cordón umbilical y cuál es su papel ante las enfermedades?

El cordón umbilical es el canal de nutrición que recibe un bebé; un conducto alimenticio que aúna células madre con crecimiento y vitalidad. Este lazo que se forma durante la etapa de gestación, se extiende desde la pared abdominal del bebé hasta unirse a la placenta, entrelazando en un mismo vínculo a madre e hijo, reforzando su conexión con una suerte de cinta hecha carne que además mide 56 centímetros de largo, aproximadamente.

¿Cuál es su función principal?

Conducir el oxígeno y los nutrientes acumulados en la placenta directamente hasta el bebé, trazando después un camino a la inversa en el que va recogiendo los deshechos del bebé para descargarlos en la placenta.

El cordón umbilical es tan parte del vientre de la madre como del cuerpo del niño. Dos arterias abren cavidad en su superficie; una para extraer los desechos que produce el cuerpo del feto, y otra para envolver al bebé en un firme capullo de sangre oxigenada y nutricional.

Un conducto que transfiere al feto todos los anticuerpos que la madre ha ido adquiriendo y almacenando a lo largo de su vida.

Otra de las razones por las que este cordón umbilical es tan importante se entiende al saber que la sangre contenida en el cordón umbilical está a rebosar de células madre, las creadoras de vida, llamadas así por su capacidad para autorrenovarse y por su facultad para reproducir u originar de la nada otras células, dividiéndose y haciendo copias de sí mismas.

La utilidad de estas células madre que habitan en el cordón umbilical es una hoja de doble filo, ciertamente, ya que tanto pueden crear nuevos tejidos, como colonizar e integrarse en los ya existentes.

Se dice, por tanto, que todo cordón umbilical es portador de buena parte del secreto de la vida porque contiene precisamente a este equipo celular en su riego sanguíneo, un millar de células madre que además poseen la información genética que marca la diferencia a la hora de formar todos los órganos del cuerpo. Sabiendo esto ya, ¿cómo no cuidar con esmero a lo que ha hecho posible que el bebé haya vivido en el vientre durante tantos meses?

Una fuente principal de protección

No es de extrañar, por tanto, que la sangre del cordón umbilical resulte la principal fuente de células madre para los bebés, especialmente porque mantienen una idéntica similitud al perfilado por las células acumuladas en la médula ósea; las cuales, dicho sea de paso, son claves llegado el momento de combatir a esas enfermedades que amenazan la vida de cualquier recién nacido.

Hablamos por tanto de un cordón lleno de sangre repleta de células madre y de unas células que pueden combatir diversas enfermedades como la leucemia, el mieloma múltiple, el linfoma de tipo no-Hodgkins y a otros cánceres similares. Sin olvidar su papel combativo frente a la inmunodeficiencia combinada de tipo severo, su protección ante anemias como la de Fanconi o la aplástica, además de procurar ser la defensa en enfermedades autoinmunes como: el lupus, el síndrome de Hunter entre otras.

Revelando sus secretos

Las células madre que habitan en la placenta y en la sangre del cordón umbilical poseen asimismo inmadurez inmunológica, algo bastante ventajoso porque no genera tanto rechazo entre el donante y el receptor, según afirman los expertos.

Esto garantiza una compatibilidad exacta con las células del bebé del que se extrajeron originalmente, mientras acumula una alta probabilidad de compatibilidad con otros miembros de la familia. Por ello existen investigaciones que estudian el uso de las células madre como soldados clave para combatir el cáncer en la sangre.

El hecho de que el procedimiento de extracción de las células madre del cordón umbilical o de la placenta no sea doloroso es otro plus a favor de estas fábricas de creación en miniatura, siendo otra inmensa ventaja las diferentes alternativas que muchos países tienen a la hora de conservarlas y usarlas más adelante, llegado el caso de tener que ayudar a mejorar la salud del bebé u otro miembro de la familia.

A la inherente riqueza de células madre que posee el cordón umbilical se suma asimismo la oportunidad de mejorar sustancialmente la salud del bebé, según publicó la revista British Medical Journal, en alusión a la investigación de unos científicos británicos, quienes descubrieron que retrasar unos tres minutos el corte del cordón umbilical puede contribuir a mejorar de igual forma los niveles de hierro del pequeño, evitando así el riesgo de anemia, enfermedad que surge a raíz de una deficiencia de este mineral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí