Investigadores de la Universidad de Ginebra (UNIGE), HES-SO Ginebra y EPFL ha descubierto que tocar y escuchar música puede retrasar el deterioro cognitivo en ancianos al estimular el cerebro.

Los resultados de este hallazgo han sido publicados en Neurolmage Reports y con ello se abren nuevas perspectivas para favorecer un envejecimiento saludable.

Dado que el cerebro se va remodelando, tanto la morfología como las conexiones cerebrales se ha conocido que a medida que van aumentando las habilidades cognitivas y se van aprendiendo nuevas cosas se superan muchas enfermedades como el ictus y se envejece lentamente.

La plasticidad cerebral sigue en activo a medida que usamos la materia gris y por el contrario, deja de trabajar si no la usamos en absoluto y pasa a estar atrófica. Al suceder comienza el deterioro cognitivo y la pérdida de memoria.

Según este estudio, la práctica musical y la escucha activa podrían prevenir el deterioro de la memoria de trabajo. Los científicos también descubrieron que la calidad del sueño, el número de lecciones seguidas a lo largo de la intervención y la cantidad de entrenamiento diario repercutían positivamente en el grado de mejora del rendimiento.

En los pianistas, el volumen de materia gris se mantuvo estable en el córtex auditivo primario derecho, una región clave para el procesamiento del sonido mientras que disminuyó en el grupo de escucha activa. 

Finalmente concluyeron que no se puede afirmar que el cerebro rejuvenezca pero ciertamente no se deteriora rápidamente como cuando no se utiliza la materia gris.

La música por tanto, aumenta la reserva cognitiva y la plasticidad neuronal y por tanto, retrasa la demencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí