El henipavirus de Langya tiene un riesgo muy bajo de infección, según el ECDC

0
Henipavirus Langya (c) NIH Image Point FR Picture Alliance.

Covid-19, viruela del mono, virus del Nilo… la humanidad está constantemente expuesta a las enfermedades emergentes, y el henipavirus de Langya es la penúltima.

Fue la semana pasada cuando investigadores de China y Singapur alertaron mundialmente sobre una nueva cepa con potencial pandémico, un virus originado en Shandong y Henan, dos provincias de China, y salido de animales llamado henipavirus Langya, advirtiendo que habría afectado a 35 personas.

Identifican un nuevo virus con potencial pandémico

Se trata de un virus advertido en el este de China, mediante la vigilancia centinela de casos febriles con antecedentes de exposición reciente a animales, rastreado entre abril de 2018 y agosto de 2021; por ahora, solo lo tienen 35 pacientes con infección aguda por LayV.

El anuncio enseguida despertó la preocupación de la gente, por lo que el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por su sus siglas en inglés), se ha pronunciado al respecto Ante la alerta suscitada, afirmando que el riesgo de infección para los ciudadanos de la UE es «muy bajo».

Atendiendo a la información «limitada actualmente disponible», este organismo sanitario ha asegurado que el riesgo para los ciudadanos de la UE que visitan o residen en las provincias chinas donde se informó del virus, también se considera «muy bajo».

«La detección de este virus del género Henipavirus no ha sido descrita previamente», según el ECDC; «por lo tanto, esto pone de manifiesto el riesgo continuo de aparición de (nuevos) patógenos».

Una infección aún por indagar

Para esta entidad, estos nuevos hallazgos no pueden considerarse representativos de la población, ya que se basan en un número relativamente bajo de casos; por ende, aún se hace muy necesario emprender más trabajos de investigación que ayuden a comprender mejor tanto el virus como las características epidemiológicas y microbiológicas de la enfermedad.

«La vigilancia de la aparición de patógenos sigue siendo una herramienta crítica para la respuesta temprana a posibles patógenos pandémicos», y así lo señala el ECDC, que dispone de información sobre muchos de los casos puestos bajo ojo de análisis e investigación.

Según lo indicado por la entidad, eran agricultores, en su mayoría, con la fiebre y la fatiga como las señales más recurrentes de la infección que padecían, igual que la tos y las náuseas, la mialgia y la anorexia, los vómitos y el dolor de cabeza.

Asimismo, una encuesta serológica realizada en animales domésticos detectó seropositividad en algunos de ellos, las cabras y los perros ante todo; una infección por LayV que detectó ARN viral en dos especies de musarañas y tres especies de roedores, si bien no se ha llegado a identificar ningún vínculo epidemiológico entre los casos del estudio, lo que respalda la hipótesis de transmisiones zoonóticas esporádicas, ya que al ser agricultores, mayoritariamente, es más probable que estén en contacto con animales de lo que pueda estar la población general.

«No hay indicios de transmisión de persona a persona; sin embargo, no se puede descartar la posibilidad. Se requerirá más investigación para comprender los modos de transmisión de LayV», y así lo ha señalado el ECDC.

¿La mejor noticia?

Que no hubo muertes por henipavirus de Langya… o al menos los autores no han informado al respecto; una ausencia de mortalidad que podría sugerir una gravedad de enfermedad relativamente baja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí