El tren Campos de Castilla parte de Madrid recorriendo el camino, los paisajes que en su día Antonio Machado plasmara en sus versos. Este viaje con destino a Soria es un plan perfecto para dejarse llevar durante un fin de semana por el recuerdo y los sabores de otra época.

Tras el parón por la pandemia, esta iniciativa turística calentaba de nuevo motores echarse a las vías. Lo hacía el pasado 11 de septiembre en un ciclo que terminará a finales del próximo mes de noviembre.

Mirar a través de los ojos de Machado

Este tren empezó a rodar en el año 2008 con un fuerte perfil literario y turístico.

«Esta apuesta del Ayuntamiento y Renfe busca promocionar la ciudad como un destino de interior de calidad y dada la respuesta de las ediciones anteriores esperamos que siga en la misma línea de participación y de proyección de la imagen soriana», explicaba en su reaparición el concejal de Cultura de Soria, Jesús Bárez.

No hay límite de edad para hacer este trayecto. Tan solo hay que desear viajar en los vagones de la memoria.

Porque este tren es el camino sobre el que tanto escribió Antonio Machado.  Los paisajes que, en su día, hace ya más de un siglo, el poeta recorriera y plasmara en sus versos. Los campos que contemplaba a través de la ventanilla del tren.

«Tren, camina, silba, humea,
acarrea
tu ejército de vagones,
ajetrea
maletas y corazones» .

Además del bello paisaje de la meseta, al llegar a Sigüenza, los pasajeros se trasladan a la época del poeta gracias a la representación teatral que tiene lugar en los mismos vagones.

Actriz en interior del tren Campos de Castilla.
Actriz en interior del tren Campos de Castilla. Foto: RENFE©

Pero como no solo de poesía vive el hombre, el pasajero del Tren Campos de Castilla tendrá la oportunidad de degustar una selección de productos típicos de la región, gracias a la colaboración con la Cámara de Comercio y algunas de empresas de hostelería.

Para quienes estén interesados en esta oferta turística pueden consultar fechas, precios y disponibilidad en el siguiente enlace de RENFE.

Una vez que obtengan su billete ya solo les queda sentarse y disfrutar. Y recuerden, como diría Machado:  

   «Yo, para todo viaje
—siempre sobre la madera
de mi vagón de tercera—,
voy ligero de equipaje » .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí