Sara Hernández de Pascual. Psicóloga.

La terapia de Desensibilización y Reprocesamiento por medio de los Movimientos Oculares (EMDR) es un tratamiento psicoterapéutico descubierto en 1989 por la psicóloga estadounidense Francine Shapiro, en el Instituto de Salud Mental de Palo alto, California.

Shapiro observó, por casualidad, que en ciertas condiciones los movimientos oculares podían reducir la intensidad de pensamientos perturbadores, lo que resultó el principio del procesamiento de recuerdos traumáticos, la desensibilización de sensaciones negativas y emociones y el cambio de creencias autolimitantes.

Este es un tratamiento específico para el trauma, ya que facilita la resolución de síntomas relacionados con la angustia emocional asociada a eventos y experiencias de vida estresantes. De esta manera, permite elaborarlas e integrarlas en nuestra historia vital, sin que nos genere malestar y facilitando la superación del estrés postraumático.

¿Para qué se utiliza la terapia EMDR?

En un principio, la terapia EMDR se utilizaba para aliviar el estrés asociado a los recuerdos traumáticos, pero en los últimos años ha sido investigado extensamente por psicoterapeutas clínicos, investigadores de la salud mental y neurofisiólogos. En la actualidad se caracteriza por:

  • Tratamiento basado en la evidencia para el Trastorno de Estrés Post-traumático (TEPT).
     
  • Tratamiento validado por más investigaciones y publicaciones que cualquier otro en el campo de la psicoterapia del trauma. 
     
  • Tratamiento aprobado por la American Psychological Association (1998-2002), la Asociación Americana de Psiquiatría (2004), la Sociedad Internacional de Estudios sobre el Estrés Traumático (2010) y la Organización Mundial de la Salud (2002).
     
  • Tratamiento que puede hacer frente y ayudar en la mayor parte de los trastornos, en particular a los diferentes trastornos de ansiedad, fobiasdepresióntrastornos alimentarios o adicciones y patologías de la infancia y adolescencia como adopciones, trastornos de conductaduelo, hiperactividad, entre otros.  
     
  • Gracias a su efectividad, ha sido usado en zonas de conflicto y grandes catástrofes humanitarias para ayudar a personas afectadas.

Además, también es muy útil para mejorar recursos personales, habilidades personales, afrontar retos del presente y del día a día, con seguridad, confianza y sin que la ansiedad nos bloquee o paralice.
 

¿En qué consiste la terapia EMDR?

En el proceso de intervención con EMDR, se trabaja con el paciente identificando el problema específico y describiendo, ayudado por el terapeuta, el evento y aspectos importantes que más le angustian de lo sucedido, que será el foco de tratamiento.

Mientras se realiza la estimulación bilateral (que puede ser visual moviendo los ojos de un lado a otro; auditiva o kinestésica) le vienen a la mente sensaciones, recuerdos u otras partes del trauma o eventos traumáticos. El terapeuta interrumpe cada tanto estos movimientos oculares para asegurarse que el paciente esté procesando adecuadamente, siguiendo una hoja de ruta y protocolo para el procesamiento de este evento.
 

¿Cómo son los resultados?

Un buen procesamiento y resolución adaptativa se traducirá en una reducción de los síntomas, un mejor funcionamiento en la vida cotidiana y el cambio de creencias.

Este abordaje funciona muy bien, ya que está centrado en los mecanismos de curación que son inherentes al propio sujeto, puesto que la estimulación bilateral y el trabajo terapéutico ponen en marcha al sistema de procesamiento de la información del cerebro y aquellos componentes fisiológicos específicos y concretos de las dificultades emocionales.

Este enfoque directo en los estados emocionales de los síntomas más perturbadores para el paciente hace que sea eficaz y sus beneficios se perciban rápidamente.

Psicólogos y psiquiatras, los profesionales habilitados

El aprendizaje de la aplicación de este abordaje es complejo, por lo que la terapia EMDR solo puede ser puesta en práctica por especialistas en Psicología o Psiquiatría debidamente formados, de una manera estandarizada, revisada y estructurada. En el caso de España, el Instituto de EMDR es el que se encarga de la formación reglada y básica, reconocida y certificada por el EMDR Institute.

El buen uso de este abordaje terapéutico está garantizado por la aplicación del tratamiento por parte de profesionales debidamente formados. De esta manera se puede asegurar la eficacia y evitar los riesgos de retraumatización, así como evaluar su conveniencia o no para la aplicación, ya que tiene algunas excepciones de aplicación.

Los aspectos más positivos del EMDR son la rapidez de la intervención, la eficiencia y la capacidad de ser aplicado a personas de cualquier edad, incluidos niños y adolescentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí