Emergency Home, dando hogar temporal a quienes viven en situación de crisis

0

Mil viviendas, más de setecientas personas, y todo en menos de un mes. En forma de plataforma, Emergency Home brinda techo, hogar y cobijo a todo aquel que lo necesita.

En España hay tres millones de viviendas vacías, aproximadamente; unos cálculos que no engloban a esas casas que se usan de forma estacional, únicamente, ni tampoco cuentan con los pisos que se alquilan por temporadas cortas… y menos mal, porque si no, las estimaciones indicarían un número mucho mayor. Se trata, en suma, de un campo de recursos inutilizados, necesitado de cosecha solidaria, que Emergency Home ha tomado como inspiración para llevar a cabo una iniciativa de nivel nacional y repercusión global.

Porque todo el mundo tiene derecho a aspirar a tener un refugio y hogar

Lo cierto es que este proyecto no lleva mucho tiempo de andanza. Todo empezó en marzo de 2020, a raíz del Estado de alarma declarado en la pandemia y el confinamiento domiciliario impuesto por el Gobierno. Fue un periodo en el que miles de sanitarios regresaban a sus casas, tras horas de jornada y de exposición en los centros de salud, sin posibilidad real y métrica de aislarse de su familia.

Una coyuntura que Iván Tambasco, fundador de esta plataforma tan tecnológica como solidaria, utilizó para dar el paso, planteando la posibilidad de aprovechar los recursos que representan esos millares de hogares abandonados, ofertándolas como viviendas temporales para quienes más las necesitan.

«Los proyectos que llevamos a cabo son propuestas de alguno de nuestros compañeros. Para llevarlos a cabo nos organizamos a nivel inmobiliario, legal, comunicativo y de otros ámbitos. Nunca rechazamos una propuesta por falta de voluntad, aunque a veces sí por no tener los recursos».

Emergency Home es, por tanto, una asociación solidaria que ofrece hogares temporales a personas en situación de crisis. ¿De qué manera? Contactando a los interesados con propietarios y profesionales del mundo inmobiliario. Una iniciativa que se movilizó durante la erupción del volcán de la Palma, y que actualmente vuelve a estar en campaña para encontrar viviendas para los refugiados de Ucrania que huyen de la guerra desatada en su país, prestándoles asilo y asistencia.

Fue una experiencia personal lo que puso en marcha este engranaje solidario, aunque bastó poco menos de un mes para reunir cerca de 1000 viviendas en España, y eso que era el primer periodo de covid-19.

Un éxito que permitió ayudar inicialmente a más de 700 personas residentes en el país, y cuyo triunfo fue posible gracias a la colaboración en equipo de unas 300 personas, entre voluntarios, agentes inmobiliarios, expertos en temas legales, entendidos en aspectos informáticos, encargados de tareas de comunicación… entre muchos otros perfiles.

Y aunque España ha sido su cuna de nacimiento, siendo actualmente donde más está funcionando y expandiéndose, gracias a que en él trabajan activamente más de 100 personas, el proyecto de Emergency Home también ha llegado a Colombia, Francia e Italia.

«También hemos colaborado, aunque en menor medida, durante la erupción del volcán, tras los incendios de Ávila y con la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer», y así lo explica Iván Tambasco.

Porque poder contar con un hogar seguro es muy importante

Hay muchos tipos de crisis: sanitarias, económicas, bélicas… etc. Pero si algo conservan todas ellas es lo fundamental que resulta el saciar la necesidad de tener una vivienda segura en la que refugiarse de la tormenta que se está experimentando.

«Nosotros entendemos que la necesidad de encontrar una vivienda es una emergencia», tal y como asegura el titular de Emergency Home.

«Hoy en día hay viviendas que están paradas y vacías sin ningún motivo. Vimos claro que teníamos que trabajar para que llegasen a quienes las necesitan».

Y más cuando son muchos los dueños de esas casas solitarias que están dispuestos a compartirlas y tener un gesto solidario; y sí, eso implica segundas viviendas al completo o compartir únicamente las habitaciones o boardillas u otras partes y estancias.

¿Lo difícil del asunto?

Que encontrar un alojamiento no es fácil, y este ni siquiera es el único problema al que se enfrentan los necesitados de una vivienda, aunque desde Emergency Home lo intentan solucionar lo mejor posible, y así lo admite Tambasco.

«Cada operativo tiene unas dificultades que vamos solucionando sobre la marcha. En el primero había dudas de tipo sanitario; hablamos de cuando estalló la pandemia y se conocía muy poco del virus. Ahora, los problemas están relacionados con el idioma, qué otros pasos tienen que dar para pedir asilo o protección temporal, para que los niños tengan asistencia sanitaria, etcétera».

¿Cuál es el objetivo?

Admitir que, si bien no son los más adecuados para solventar tales escollos, orientarles en cualquier caso para que sepan a dónde acudir, a la caza de solucionar sus otras necesidades.

«Las personas que nos contactan llegan a nosotros por diferentes canales, por el boca a boca y también porque hemos tenido mucha repercusión en prensa. España está entre los últimos destinos europeos que eligen los ucranianos, porque está lejos y ellos quieren estar lo más cerca posible para volver en cuanto la guerra termine. Quien viene es porque tiene un arraigo, un familiar o un conocido. Otros, porque quieren hacer una apuesta diferente para su futuro».

Emergency Home recurre a una labor gratuita y sin ánimo de lucro para poner en marcha el proyecto, y la prueba de ello es que quienes participan activamente en la iniciativa deben compaginarla con sus trabajos remunerados. Un gesto gratuito pagado únicamente con la moneda del reconocimiento sincero de los otros. Una solidaridad, en suma, compensada por la satisfacción propia y ajena, la gratitud de dueños y ayudados.

«Siempre hablamos de inversiones inmobiliarias. Hay diferentes conceptos de rentabilidad, y esta que ofrecemos saca la máxima posible, que es la rentabilidad humana. Damos a las personas la oportunidad de sacar rentabilidad humana a sus viviendas. Les permitimos que en el futuro puedan contar a sus hijos o a sus nietos que hicieron algo por ayudar a otras personas durante la guerra de Ucrania».

La importancia de la tecnología

En opinión de Tambasco, el éxito de Emergency Home también radica en el gesto que muchos de los dueños de las casas tienen con los anfitriones, al comprarles o dejarle disponibles y para su uso unos ordenadores, bien para estar en contacto con su familia o bien para que los menores no pierdan el ritmo de las clases.

«No sería posible hacer esto sin tecnología. Durante la pandemia, por ejemplo, nos coordinamos, organizamos llamadas entre propietarios y sanitarios e hicimos todas las transacciones sin salir de casa. Hace 20 años hubiese sido mucho más complicado o incluso imposible llevar a cabo una iniciativa como esta».

En el sentido de la tecnología como fuente de apoyo para estas personas, Tambasco apunta que «es muy gratificante ver cómo la gente está dispuesta a ayudar. Hemos visto preparar viviendas, comprar muebles y rellenar despensas en tiempo récord para las familias que llegaban. Muchos de los propietarios se han preocupado por dejarles un ordenador, conexión a internet y materiales para que los hijos puedan seguir estudiando».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí